Otro acusado se declaró culpable

Está acusado por Estados Unidos de actuar como agente venezolano encubierto para ocultar el fin de los envíos de fondos a la Argentina.



#

El uruguayo es el tercero de los cinco imputados que se autoincrimina.

Un ciudadano uruguayo, implicado en el escándalo por el envío desde Venezuela a Argentina de una valija con 800.000 dólares en un avión particular alquilado por la empresa argentina Enarsa, se declaró culpable ayer en un tribunal de Miami.

El uruguayo Rodolfo Wanseele Paciello estaba acusado por el gobierno de los Estados Unidos de actuar como un agente extranjero encubierto y conspirar en Miami junto a otros cuatro venezolanos para armar una maniobra de ocultación de ese envío de dinero y del papel que tuvo el gobierno de Venezuela en la operación.

Wanseele Paciello, de 40 años, optó por declararse culpable y colaborar con los fiscales federales, afirmó la agencia francesa de noticias AFP. La misma decisión adoptaron antes dos de los venezolanos acusados en la causa -el abogado Moisés Maiónica y el empresario Carlos Kaufmann- como forma de lograr una reducción de la pena prevista en el proceso, que tiene un máximo de 10 años de cárcel.

La jueza federal Joan Lenard, del distrito sur de Florida, le fijó a Wanseele la fecha de sentencia para el 14 de julio, informó una fuente del tribunal a la agencia francesa.

Wanseele admitió haber participado en una trama de la Dirección de los Servicios de Inteligencia y Prevención, DISIP, el servicio de inteligencia de Venezuela, para ocultar la fuente de los 800.000 dólares presuntamente destinados a la campaña de Fernández.

El empresario estadounidense-venezolano Guido Antonini Wilson, radicado en Miami, viajó en agosto desde Caracas a Buenos Aires con una valija con 800.000 dólares, que le fue incautado por agentes de la Aduana a su llegada a la Argentina.

Según la fiscalía federal estadounidense, Antonini Wilson -convertido en informante del FBI- desconocía el contenido de la misma y cuando regresó a Miami comenzó a recibir presiones de parte de los enviados venezolanos para que no que revelara el origen y destino del dinero.

Conversaciones grabadas por el FBI entre los detenidos indicaron que los fondos que viajaron de Venezuela a la Argentina estaban destinados a la campaña de la entonces candidata Cristina Fernández de Kirchner.

Las principales acusaciones contra Wanseele eran que había recibido en el aeropuerto de Miami a un agente de inteligencia venezolano -Antonio Canchica Gómez, hoy prófugo- quien viajó para interiorizarse del caso y para reunirse con Antonini Wilson, y que vigilaba las reuniones para evitar que los siguiera el FBI.

La fecha de inicio del juicio oral está fijada para el 2 de septiembre. (AFP)


Comentarios


Otro acusado se declaró culpable