Otro desencuentro con Brasil: CFK y Dilma no se reunieron

El clima comercial sigue bajo tensión y la reunión bilateral prevista para ayer se suspendió a último momento.

#

De uno y otro lado de Mujica. Ayer no hubo acercamiento posible entre las presidentas.

AP

MONTEVIDEO (DyN).- Las presidentas de la Argentina, Cristina Fernández y del Brasil, Dilma Rousseff volvieron a dilatar ayer el abordaje de temas referidos al comercio bilateral, al suspenderse en Montevideo una reunión paralela a la 45º Cumbre de Jefes de Estado del Mercosur, donde debían discutir una agenda de temas urticantes para ambas naciones que están entorpeciendo el comercio bilateral. La decisión se tomó poco después del mediodía y según manifestó la delegación argentina, la cancelación se debió “a problemas de las agendas de ambas mandatarias”. No es la primera vez que ambas mandatarias evitan tocar los temas más calientes de la relación comercial, como el régimen automotor y las ventas brasileñas a la Argentina que son detenidas en la frontera. El diario brasileño Valor reveló en mayo pasado, que la presidenta de Brasil se fue de la Argentina antes de lo previsto, tras una reunión “durísima debido a los desacuerdos en materia de comercio e inversiones”, en medio de la preocupación de Brasil por el deterioro económico de la Argentina y de Venezuela. En materia de comercio automotor, los dos gobiernos deberían discutir el intercambio compensado, ya que el acuerdo venció el 30 de junio pasado y quedó prorrogado de hecho. De acuerdo con la letra del protocolo automotor, de no alcanzarse un nuevo acuerdo compensado, comenzaría a regir el libre comercio de vehículos entre los dos países. Mientras se busca un marco político para renovar el acuerdo compensado, los empresarios de ambos países acordaron mantenerlo, hasta tanto se encuentre una solución a nivel gobiernos. El otro punto en cuestión plantea más desacuerdos, debido a que uno y otro lado de la frontera buscan barreras paraarancelarias para bloquear el ingreso de bienes. Mientras del lado argentino se apela a trabas burocráticas, como es el caso de las Declaraciones Juradas de Autorización de Importación (DJAI), del lado brasileño se aplican barreras fitosanitarias o zoosanitarias para frenar la llegada de alimentos de origen argentino. Sin embargo, en las últimas semanas no hubo progresos en las negociaciones técnicas, lo que disminuyó las probabilidades de avances a nivel político. También debería haberse tratado el desequilibrio en los términos del intercambio bilateral, ya que trascendió que la Argentina pedirá financiamiento do Banco Nacional de Desenvolvimento Económico e Social para obras de infraestructura que serán construidas por consorcios de empresas brasileñas y argentinas. En cuanto a la postura de ambas presidentas sobre tratados de libre comercio, Cristina no desea avanzar con la Unión Europea por las barreras agropecuarias que discriminan a sus productos, pero Dilma hizo saber a la prensa que se necesita “un cronograma más acelerado” para ese acuerdo comercial, como así también “otro con países de África que resultan estratégicos para el bloque”. Por último, la presidenta argentina había invitado a su par brasileña a inaugurar Tecnópolis dedicada al vecino país, pero Rousseff hizo saber que se vio obligada a suspender su visita, debido al complicado frente interno que tiene con protestas callejeras y huelgas.


Comentarios


Otro desencuentro con Brasil: CFK y Dilma no se reunieron