Otro ex primer ministro volvió a Pakistán

Nawaz Sharif regresó en medio de un importante operativo para evitar atentados. Afirmó que no aceptó condiciones de Musharraf. Dudas sobre qué



LAHORE.- Miles de simpatizantes recibieron ayer en Lahore al ex primer ministro paquistaní Nawaz Sharif, que regresó a su país tras siete años en el exilio negando haber pactado con el régimen un regreso con condiciones.

Sharif llegó a su feudo político de Lahore, en el este del país, a última hora de la tarde de ayer procedente de Arabia Saudita, donde vivía exiliado, a bordo de un avión prestado por la familia real saudita. "Estoy muy feliz por haber vuelto", dijo al aterrizar, según explicaron miembros de su partido. "Es el mejor momento de mi vida", agregó. "No he negociado nada con el general Musharraf y no negociaré jamás con él", dijo luego a la multitud, negando así haber aceptado condiciones para regresar, tal y como había afirmado un consejero del presidente. Sharif fue primer ministro en dos ocasiones, de 1990 a 1993 y de 1996 a 1999, cuando fue derrocado por un golpe de Estado del actual presidente, el general Pervez Musharraf, prometió combatir "la dictadura" pero dijo no estar movido por la "política de la venganza".

Miles de partidarios le esperaban en las calles de Lahore, una ciudad de 10 millones de habitantes que fue sometida a intensa vigilancia por temor a unos atentados que han matado a 450 personas en los últimos cuatro meses.

Sharif efectuó el trayecto entre el aeropuerto y su domicilio, es decir unos 40 km, a bordo de un automóvil blindado, regalo del rey Abdalá de Arabia. Unos 5.000 policías le protegieron durante este desplazamiento. Los principales accesos a la ciudad fueron custodiados por puestos de control policial en los que se registraba escrupulosamente a todos los vehículos, según constataron periodistas de la AFP.

Hace poco más de un mes, con motivo del regreso del exilio de la ex primera ministra, Benazir Bhutto -la rival de Sharif en los años 90- se perpetró el atentado más sangriento de la historia de Pakistán. Un doble ataque suicida con bomba causó 139 muertos y más de 300 heridos entre la multitud de seguidores reunidos para recibir a Bhutto en Karachi. Sharif llega también a Pakistán en un contexto de tensión extrema, cuando se acerca la fecha de las legislativas, el 8 de enero, antes de las cuales la oposición y la comunidad internacional exigen unánimemente que se levante el estado de excepción instaurado el 3 de noviembre. Las especulaciones contradictorias abundan en la prensa paquistaní en torno a la actitud que adoptará Sharif, en un momento en que Bhutto intenta unir a la oposición contra Musharraf. (AFP)


Comentarios


Otro ex primer ministro volvió a Pakistán