Otro golpe boquetero en una delegación municipal barilochense

Ocurrió en la de Pampa de Huenuleo, Bariloche. Delincuentes armados y encapuchados redujeron a un sereno y luego a un camionero. Pero había sólo 1.700 pesos en la caja fuerte.



#

Los asaltantes estuvieron alrededor de tres horas. Aparentemente el tamaño de la caja fuerte los llevó a creer que habría un botín mayor.

ROBARON LA RECAUDACIÓN

BARILOCHE (AB).- Cuando las empleadas administrativas arribaron ayer a primera hora de la mañana a la delegación municipal de Pampa de Huenuleo, que funciona en los galpones de la ex- Dinara, observaron que las ventanas de la oficina de cobranzas estaban tapadas con dos frazadas. Luego, constataron que encapuchados habían ingresado en la madrugada al predio portando armas de fuego y sorprendido al sereno. Después, los desconocidos perforaron la caja fuerte y robaron la recaudación.

Pero el botín que se llevaron ronda los 1.700 pesos, informó el secretario de Seguridad del municipio, Alejo Arias. El subcomisario Rubén Urzagasti había indicado que el dinero que se llevaron no superaba los 2.000 pesos.

Los investigadores sospechan que los boqueteros se equivocaron de objetivo. En esa delegación se cobran tasas municipales, pero no tiene un movimiento intenso de contribuyentes, indicaron empleadas del lugar.

Tal vez el tamaño de la caja fuerte les jugó una mala pasada. Todo indica que para perforarla, los boqueteros usaron una soldadora autógena. Y abrirla les demandó por lo menos tres horas.

La caja está revestida de metal y la estructura es de concreto. Por eso, en la oficina de cobranzas había polvillo por todos lados ayer por la mañana.

Los asaltantes ingresaron al predio alrededor de la 1 y sorprendieron al sereno en la casilla. Dos sujetos encapuchados y armados lo redujeron y obligaron a arrojarse al piso. Luego fueron en busca de un camionero que había llegado minutos antes con un camión cargado de leña para el Plan Calor, procedente de El Bolsón.

El camionero estaba durmiendo y uno de los sujetos lo despertó con la excusa de que era familiar del sereno, quien se había descompensado.

El sujeto le pidió ayuda al camionero que cuando advirtió que era un engaño ya era demasiado tarde. Los asaltantes lo ataron con alambre y cinta y lo dejaron junto al sereno, en la casilla. Uno de los encapuchados armado quedó custodiando a los dos trabajadores.

Después, se escuchó el ruido de un automotor que entró al predio, que está ubicado en la Ruta Nacional 40, entre Quaglia y Rolando, en el barrio Abedules. “Estamos haciendo un trabajo grande”, advirtió uno de los asaltantes al sereno.

Los investigadores están convencidos de que entraron más sujetos al predio. Para acceder al interior del edificio forzaron una ventana. Se movieron con tranquilidad porque el inmueble no tiene alarma. Luego, violentaron la puerta de acceso a la oficina de cobranzas y taparon las ventanas con dos frazadas que le sacaron al sereno para que no se observaran desde el exterior las chispas de la soldadora autógena.

Minutos después de las 4 se retiraron del predio con el magro botín. Robaron además varias herramientas nuevas y un teléfono inalámbrico. El sereno concurrió alrededor de las 4.30 a la comisaría 28 para denunciar el hecho. Ayer no había ninguna pista de los autores del robo.

Hasta el momento, los boqueteros habían elegido supermercados como objetivos. El 8 de septiembre irrumpieron en el supermercado La Anónima, situado en el kilómetro 13 de la avenida Bustillo, y robaron alrededor de 300.000 pesos.

El 17 de octubre, boqueteros entraron por un agujero que hicieron en una pared en el supermercado de Todo en Dina Huapi. Forzaron una caja fuerte y se apoderaron de unos 100.000 pesos.

Y el 3 de noviembre, entraron por el techo en el supermercado Todo del kilómetro 3,800 de la avenida Bustillo y robaron alrededor de 100.000 pesos.


Comentarios


Otro golpe boquetero en una delegación municipal barilochense