Otro golpe fuera de casa

<b>Cipolletti ganó su tercer partido de visitante (2-1 sobre Rivadavia) y se afirmó en zona de clasificación.</b>



#

&amp;lt;b&amp;gt;El albinegro tuvo momentos de buen fútbol, estuvo dos goles arriba, pero no supo liquidarlo y en el final sufrió. &amp;lt;/b&amp;gt;

No tuvo el brillo del fin de semana anterior, pero Cipolletti (18) otra vez mostró su efectividad como visitante. Le ganaba cómodo a Rivadavia (8) y si bien terminó sufriendo en el final, regresó con un 2-1 que le permite mantener la distancia con Brown (26) y a la vez alejarse de Unión (15) que precisamente ayer perdió con los chubutenses.

El triunfo albinegro, el tercero de visitante, tomó un valor extra porque jugó en una cancha mucho más grande en comparación con la Visera, y arrastrando un gran cansancio producto de un viaje que duró unas 25 horas porque se rompió el micro a mitad de camino.

Tras la gran actuación del domingo anterior, Marcelo Yorno le ratificó la confianza al mismo equipo, que por momentos tuvo volumen de juego, aunque la línea de tres volvió a mostrar algunos desacoples.

Fue inteligente para leer las debilidades del rival, sacó una diferencia de dos goles, pero después le faltó tranquilidad para cerrarlo. Con su rival jugado en ataque tuvo cuatro situaciones muy claras en menos de diez minutos pero falló una y otra vez, y por eso terminó sufriendo.

Tras unos minutos de estudio, Cipolletti se afirmó mejor en la cancha gracias a un criterioso manejo de pelota.

Ello lo complementó con presión sobre la salida del rival y así fue como generó el 1-0.

Bruno Weisser, robó en la mitad de la cancha, tocó para Mario Ávila y salió disparado en busca de la pared. Pikachu recibió y cuando le salió el arquero, clavó la pelota al lado del palo.

Rivadavia estaba perdido y el visitante manejó los hilos del partido.

Los de Lincoln recién reaccionaron sobre los 37 con un remate de larga distancia de Jonathan García que pasó cerca, y enseguida tuvo que aparecer Raúl Ruiz para sacarle el empate a Aguirre.

Para el complemento Yorno dejó en el banco a Petti y armó una línea de cuatro atrás con el ingreso de Mariano Figueroa.

Cuando se le empezaba a complicar al albinegro, Esterluz dejó a su equipo con uno menos por una fuerte entrada sobre Mauro Palomeque, que le valió la roja.

Cinco minutos después, Cipo aprovechó los espacios e hizo una gran jugada colectiva que tuvo como resultado el 2-0. La tocaron Ávila, Carrasco y Figueroa, que envió un centro para Berra, que la paró y definió a la red.

El local se descontroló pero los de Yorno no lo supieron liquidar.

Con lo que le quedaba, Rivadavia fue en busca de la heroica y estuvo cerca de lograrlo.

A los 33 descontó Visser y seis después Ruiz le tapó la igualdad al mismo delantero.

Al final Cipo aguantó y abrochó otros tres puntos de oro.

Gentileza


Comentarios


Otro golpe fuera de casa