Otro terremoto sacudió a pueblo italiano

Rescataron los cadáveres de 26 niños a los que les cayó encima el techo de su escuela. Mientras trabajaban socorristas en San Giuliano di Puglia, se produjo otro sismo.



El pánico se apoderó de la población cuando un nuevo terremoto se abatió sobre San Giuliano di Puglia mientras aún los socorristas revolvían entre los escombros.
SAN GIULIANO DI PUGLIA, Italia (Reuters, Télam-SNI) - Un nuevo terremoto sacudió ayer el sudeste de Italia, justo cuando las brigadas de rescate recuperaban los últimos cadáveres de una escuela que quedó en ruinas por un sismo previo que mató a 26 niños.

La policía dijo que había recuperado el último cuerpo de las ruinas y que la cifra final de víctimas fatales era de 29 personas.

El último terremoto, que midió 5,3 grados en la escala Richter, llevó a la policía a ordenar la evacuación del pueblo medieval San Giuliano di Puglia para evitar más muertes ante el peligro.

El temblor fue un nuevo golpe para la comunidad de este pueblo agrícola-ganadero de 1.200 habitantes, que sigue llorando las muertes de tantos niños entre las ruinas de su escuela, que se derrumbó como un castillo de naipes. En el derrumbe falleció una clase entera de alumnos de seis años.

En total unos 26 niños, la mayoría entre seis y 10 años de edad, y una maestra murieron cuando el terremoto, que midió 5,4 grados en la escala Richter, sacudió la región de Molise, en el centro-sur del país, en la mañana del jueves.

Dos ancianas también murieron cuando se derribaron sus casas. Fue el terremoto más fuerte en Italia desde 1997, cuando una serie de temblores mató a 11 personas en la región central de Umbría.

Las brigadas de rescate, que entre los escombros de la escuela encontraron a 35 personas con vida, la mayoría niños, todavía estaban trabajando en el lugar cuando el segundo terremoto sacudió a la misma región ayer. Al menos un bombero resultó herido.

"La gente en el área ya ha sufrido un terremoto grave ayer (jueves), muchos no han dormido durante la noche y ahora llegan nuevos temblores (...) Hay un estado de pánico general", dijo Sergio Silvestrini, en el cuartel general de bomberos en Roma.

El terremoto del jueves dejó al menos a 3.000 personas sin hogar, una cifra que podría aumentar luego del último temblor.

Italia fue escenario en los diez últimos años de al menos siete terremotos graves, en los que miles de personas perdieron la vida y por los que se registraron gravísimos daños materiales como el que afectó la basílica de Asís en 1997. El terremoto más grave ocurrido en suelo europeo en el siglo XX también se produjo en Italia, en 1908, cuando murieron en Messina, Sicilia, y en el sur de Calabria, más de 100 mil personas.

Entre los sismos de mayor magnitud registrados en Italia en los últimos diez años se destacan el del 17 de julio de 2001, cuando cuatro personas murieron en el más grave terremoto registrado en el sur del Tirol en los 100 últimos años, con una magnitud de 5,2 grados en la escala de Richter.

El 26 de septiembre de 1997 un terremoto de magnitud 5,7 Richter en la región de los Apeninos, Umbria y las Marcas, provocó daños en 77 distritos y afectó a 9.000 edificios.

"Aplastados por la estampida"

Testigos dijeron que el último temblor sacudió a todo el pueblo de San Giuliano di Puglia, derrumbando al menos un edificio que ya estaba dañado y haciendo que los asustados residentes salgan a las calles.

Los padres que estaban en la improvisada morgue, un centro deportivo que todavía no fue abierto oficialmente, se apuraron para salir del edificio.

"Estaba dentro de la morgue, todos entraron en pánico y querían salir. Algunos fueron aplastados por la estampida", dijo uno de los padres. Muchos residentes se subieron a sus automóviles para salir de la zona, entorpeciendo el trabajo de las ambulancias que trataban de entrar en el pueblo.

En la vecina localidad de Castellino del Biferno, se derrumbaron el campanario y parte del techo de una iglesia, y los primeros informes indicaban que dos personas resultaron heridas. "Las brigadas de rescate ya están allí, pero están trabajando con mucha precaución porque es muy peligroso", dijo a Reuters Mario d"Angelo, un empleado municipal.

La pequeña comunidad quedó muy golpeada luego del derrumbe de la escuela pre escolar y primaria en la cual los niños estaban disfrutando de una fiesta del Día de las Brujas cuando sintieron el terremoto.

Una niña de nueve años llamada Pía, una de las sobrevivientes, dijo: "recuerdo que la maestra estaba hablando y luego sentimos que temblaba el piso, y el techo se cayó sobre nuestras cabezas. Luego todos empezaron a gritar, todos estaban asustados y los rescatistas llegaron para salvarnos".

El presidente italiano Carlo Azeglio Ciampi transmitió las condolencias de la nación al alcalde del pueblo, Antonio Borrelli, cuya propia hija murió en el terremoto. El Papa Juan Pablo II rezó por las víctimas de la tragedia.

El sismo se sintió desde Roma hasta Potenza, en el sur de Italia, a 360 kilómetros de distancia una de otra, pero Molise fue la más afectada.


Comentarios


Otro terremoto sacudió a pueblo italiano