Pacientes con hepatitis C marchan por "una salud digna, sin fronteras"





SAN CARLOS DE BARILOCHE (AB).- Frente al hito limítrofe entre Chile y Argentina, un grupo de pacientes con hepatitis C unió sus manos y reiteró una vez más su reclamo "por una salud digna, sin fronteras". Integran la caravana que partió desde Pinamar el 25 de febrero y hoy continuarán viaje hacia Osorno, Chile. Ayer caminaron hasta Paso León, en el valle del Manso, difundiendo una enfermedad que en el mundo ya padecen más de 250 millones de personas.

El argentino Eduardo Pérez Pegué, director del proyecto "Hepatitis C 2000", los mexicanos Héctor Enrique Cruz Lozada y Gerardo Villavicencio Obregón y el español Xavier Llebaría Martínez representan a los miles de enfermos que padecen esta enfermedad. Hace cuatro años comenzaron a difundirla y reclamar a las autoridades mayor atención para prevenirla y curarla.

"Esta es una enfermedad silenciosa, que tiene pocos síntomas claros y cuya diagnóstico generalmente se logra en forma accidental o cuando ya es demasiado tarde para someterse a un buen tratamiento, explicaron en diálogo con "Río Negro".

La hepatitis C es una enfermedad hepática, provocada por el virus HCV, que se detecta mediante un análisis de la sangre. No es una enfermedad hereditaria y generalmente se contrae en las transfusiones de sangre, en inyecciones con agujas infectadas, con aplicaciones de hemoderivados, tatuajes o piercing.

Pérez Pegué dijo que el principal propósito de la caravana es reunir a los afectados y programar un plan de lucha para lograr un marco legal adecuado, mejores análisis de la sangre y mayor conocimiento del mal. "En numerosos centros de salud saben muy poco de HCV y tampoco tienen remedios para los infectados", afirmó. Dijo que en la mayoría de los análisis de sangre que se hacen no se disponen de radioactivos para poder detectar este mal. Los participantes destacaro que en materia de hepatitis C existe una gran falta de información, tanto entre los profesionales como en los afectados. Su recorrida, que incluyó Villa Gesel, Mar del Plata, Bahía Blanca, Neuquén y Bariloche, entre otras ciudades, busca concientizar a la población sobre esta enfermedad. "Proyecto Hepatitis C 2000 es un emprendimiento particular, financiero con recursos propios, cuyo objetivo es informar, contener y ayudar desde la experiencia propia, a pacientes, sus familiares y amigos", sostienen.

Cruz Lozada dijo que "venimos para apoyar la iniciativa argentina y luego repetirla en México". Estimó que en su país habría unos 2.5 millones de personas afectadas.

Uno de los principales reclamos de los promotores de la caravana solidaria radica en la falta de un marco jurídico que proteja a los enfermos, a semejanza de lo que si tienen los portadores de HIV o los pacientes oncológicos. "Esto no implica que ellos tengan las soluciones que demandan, pero si tienen una ley que al menos obliga al Estado a prestarles atención", explicaron.

Martínez no es portador del virus, pero si su esposa. Destacó que en Europa hay más recursos para combatir la enfermedad pero también hay mucho desconocimiento. El virus HCV fue descubierto en 1992 y a partir de allí comenzaron los tratamientos para combatirlo. Estos tratamientos, que demandan varios meses, a veces años, son costosos y sólo se logran en centros muy especializados.

La caravana continuará ascendiendo por Chile hasta su capital, donde se prevé un acto público en Santiago de Chile. Desde allí retornarán hacia Buenos Aires, donde el jueves, a las 19.30m se llevará a cabo la "Misa tango", un concierto con coro y orquesta, en la iglesia de Santo Domingo. Se estima una nutrida concurrencia, se han invitado a las autoridades nacionales y está confirmada la participación de delegaciones de Panamá, Uruguay, Brasil, Chile, Mexico, Nicaragua y España.


Comentarios


Pacientes con hepatitis C marchan por "una salud digna, sin fronteras"