“Padecer con Ipross”



Recurro a este medio para ver si así logro que las autoridades de la obra social de la provincia se enteren de lo que estamos padeciendo. Mi marido tiene 81 años, siete by-pass, dos angioplastias (milagrosamente y pese al Ipross vive). Debe tomar una medicación para el colesterol que, como ahora por las nuevas directivas la mutual no cubre, debió reemplazar por otra que es más barata y no le hace efecto. Concurrimos a hablar con los auditores y nos dijeron que lleváramos una certificación del cardiólogo. Eso hicimos y el 20 de mayo los colegas le dijeron a mi marido que no se lo autorizaban, que primero se iban a reunir con alguien de Viedma a ver qué pasaba (¿para qué le hicieron llevar la certificación?) . Los parches de Nitro-Dur para el angor también fueron sacados del vademécum. Ante esto intenté hablar a Viedma, al número 421276, donde atiende un contestador que dice que pasará la llamada a una operadora que no atiende nunca. Llamé al 424023, del presidente, y el secretario me dijo que Pinazo estaba “de gira” y me dio otro teléfono, el 425664. Allí me atendió una mujer que me dijo que ella no entendía de medicamentos y me colgó. Ante esta indefensión, ¿qué debemos hacer? ¿Buscar un abogado y presentar un recurso de amparo? ¿Iniciar una acción por abandono de persona? ¿Una persona enferma tiene ánimo para andar en esos trámites? Qué sentido tiene tener médicos auditores en esta delegación si no pueden resolver nada. Están cobrando un sueldo con lo que me descuentan a mí como afiliada... ¿para hacer qué? Con lo que nos descuentan a mi marido y a mí como afiliados podríamos tener una prepaga que tuviera mejor atención. El gobernador, que anda en el exterior acompañando a la presidenta, ¿sabe lo que padecemos los afiliados al Ipross? ¿Cuánto dinero gastaron en los nuevos recetarios y, según me informaron en la farmacia, los van a volver a cambiar? Cuando alguien del gobierno se enferma, ¿padece también todos estos problemas de la mutual, la farmacia, la clínica? Señor Pinazo, cuando vuelva de su “gira” espero que solucione estos problemas y los afiliados logren sobrevivir. Rosario Estela Jofré de Galván LC 4.164.815 Roca


Comentarios


“Padecer con Ipross”