Padres de ahogados dieron rienda suelta a su bronca 

Cargaron contra empresas de turismo estudiantil inescrupulosas y funcionarios.



SAN CARLOS DE BARILOCHE (AB).- Después de reunirse con las autoridades del municipio y con el juez Héctor Leguizamón Pondal, los padres de los cuatro estudiantes ahogados el 23 de octubre pasado en el lago Moreno centraron sus críticas en la empresa de turismo estudiantil que los había transportado y en la Secretaría de Turismo, entre otros organismos.

Son familiares de Pablo Maidana, César Rodríguez, Claudio Villafañe y Matías Flores, los cuatro egresados de un colegio de Isidro Casanova, pero incluyen en sus reclamos a Gustavo Guzmán, el “coordinador junior” y ex alumno del mismo colegio que acompañó a sus hijos y murió con ellos en la fatídica excursión.

“Nuestra campaña no es en contra de Bariloche, ni de la gente de Bariloche, ni del turismo estudiantil. Es en contra de los mercenarios que especulan con los chicos y se manchan de sangre las manos con las que dan de comer a sus hijos”, aclaró uno de los padres. “Eran diez camionetas 4×4 que no tenían botiquín, ni salvavidas, ni tres metros de soga; el terreno no estaba demarcado, el circuito no estaba autorizado y la empresa de 4×4 no estaba habilitada, aunque siguen trabajando igual”, declaró uno de los voceros. “Las excursiones no son clandestinas, porque las publicitan, a pesar de estar fuera de la ley”, agregó.

El grupo de padres se reúne cada 23 en la plaza Atalaya de Isidro Casanova, para reclamar e informar que sus hijos murieron “víctimas de la codicia, el desprecio por la vida humana y la complicidad de los funcionarios del lugar con El Rápido Argentino”.

Con ese objetivo llegaron el 23 de marzo pasado a La Plata, hasta la sede central de la empresa de turismo estudiantil, para denunciar “la falsedad de todo lo que prometen en sus folletos publicitarios y charlas pre-viaje; que la ambulancia 4×4 que debía acompañar a las excursiones no existe y tampoco el personal médico ni la escuela de capacitación para coordinadores”.

Consideraron que la reunión con el intendente Atilio Feudal y el secretario de Turismo, Omar Contreras, no había sido lo fructífera que esperaban, y plantearon que el accidente que sufrieron sus hijos podría haberse evitado. “Le preguntamos si las condiciones habían cambiado, pero habló de cualquier cosa menos de eso y no nos contestó. Nos dijo que se habían producido cambios en la relación con la empresa, pero sabemos que siguen funcionando igual y publicitando sus servicios” reveló el padre de una de las víctimas.

Los familiares de los ahogados se presentaron como querellantes en la causa donde se investigan las cinco muertes, y tratan de que el juez Leguizamón Pondal determine si hubo responsabilidades penales. Orientan la querella para tratar de modificar la calificación y que el juicio se sustancie por “homicidio culposo”.

También impulsan una acción civil contra El Rápido Argentino en los tribunales de La Plata. 


Comentarios


Padres de ahogados dieron rienda suelta a su bronca