Paillalef y el gobierno no acuerdan una salida al conflicto

El ex uniformado no aceptó ser incorporado como comisario mayor.



ROCA (AR).- El acuerdo entre Félix Paillalef y el gobierno provincial para poner fin a la huelga de hambre del ex policía no parece cercano.

Durante las últimas horas el Ejecutivo propuso reincorporar al ex agente a la fuerza con el grado de “comisario mayor”, algo que no fue aceptado por el reclamante.

Por otro lado, el gobierno no hizo lugar al reclamo de los seis años de salarios caídos, de los cuales Paillalef reclama el 30 por ciento, suma que asciende a unos 50.000 pesos.

Fuentes del ministerio de Gobierno advirtieron que el ex policía no sólo reclama 50.000 pesos sino que también pretende una casa del IPPV en Roca y ser designado “comisario general” pero sólo a los fines administrativos, para luego acceder al retiro en forma automática.

Estas exigencias constan en un acta firmada el sábado por Paillalef y el subsecretario de Justicia, Miguel Bermejo.

El ex uniformado defendió ayer su postura y comentó que el error que derivó en su cesantía podría costarle al gobierno provincial más de 200.000 pesos, cifra que aumentaría considerablemente si el reclamante decidiera iniciar contra la provincia un juicio civil.

“Mi reclamo no asciende a más de 50.000 pesos, porque no pido el total de lo que me deben sino el 30 por ciento de lo que me tendrían que haber pagado por los seis años de salario caídos, y la jerarquía que tendría en este momento, o sea, comisario general, para los haberes jubilatorios”, indicó Paillalef a este diario.

Agregó que “el juicio civil no está en mis planes porque eso lo paga la gente y no es mi intención cobrarle a quienes me apoyaron durante mi reclamo”.

La huelga de hambre cumple hoy 30 días, durante los cuales se reunieron más de 4.000 firmas en apoyo a la causa de Paillalef, que también bajó alrededor de 20 kilos. “Sigue anémico, está hidratándose con sales, toma agua y suero. Desde el hospital lo viene a ver dos veces todos los días un médico, que a veces viene acompañado por una psicóloga”, explicó un allegado.

Entre tanto se supo que el ex policía habría recibido el apoyo del Centro de Policías Retirados de Viedma, quienes “están evaluando un acampe frente a la Casa de Gobierno de allá si no recibo definiciones para mañana (por hoy)”. Además Paillalef adelantó que si no se recibiera una respuesta en esta semana, la medida de los jubilados en Viedma podría ser imitada con el apoyo de más acampes en localidades como Villa Regina o Bariloche.

Este centro, que cuenta con más de 600 socios, habría tomado cartas en la problemática de Paillalef enviando al ministro de Gobierno de la provincia, Iván Lázzeri, una nota en la que piden “que Paillalef sea reincorporado a la fuerza y pasado a retiro, fundamentalmente porque cuando es separado de la institución policial se utilizaron artilugios no sólo ilegales, sino que también inmorales e indignos” y apelan a la “sensibilidad” de Lázzeri para que adopte una medida mediante la cual se exprese su sentido de justicia”.

Por otro lado, Paillalef comentó que “ahora los policías reprimen y torturan porque saben que después da lo mismo, porque te reintegran en otra función y listo”.

Como si fuera poco, durante la noche del domingo y todo el día de ayer, la lluvia atentó contra la salud de Paillalef y el campamento montado frente al municipio sobre la plaza Belgrano: “Se me mojó toda la ropa, el colchón y la carpa”, se quejó el ex uniformado.


Comentarios


Paillalef y el gobierno no acuerdan una salida al conflicto