Painemilla se defiende y dice que los asesinos de Acuña están libres

Es el policía de Zapala implicado en el crimen del Pago Fácil



#

Painemilla asegura haber sido víctima de todo tipo de maltratos mientras estuvo detenido tanto en Zapala como en Chos Malal.(Foto: Marcelo Mercado )

ZAPALA (AZ).- “Estoy viviendo una pesadilla. Desde el momento en que me detuvieron casi no pude dormir, sufrí mucha violencia psicológica y hasta pensé que un día aparecería colgando en mi celda”. Las palabras son de Nelson Painemilla, el policía recientemente liberado que está siendo investigado como presunto cómplice en el fatal robo al Pago Fácil de Zapala. Horas después de haber recuperado la libertad en forma condicional, jura que es inocente y descree de la historia oficial y del suicidio de su primo, el también policía Víctor Fabián Pérez. “El verdadero asesino puede estar entre nosotros y usar uniforme”, afirmó. “Estoy pagando culpas que son de otros pero confío en demostrar ante los jueces que no tuve nada que ver y que soy otra víctima, igual que Sergio Acuña”, dijo Painemilla a este medio. El policía hizo una descripción de lo que ocurrió el trágico martes 13 de abril pasado, cuando se produjo el atraco que le costó la vida a Acuña. “Era la primera vez que entraba en ese lugar y enseguida la encargada me dijo que tenía miedo que la asalten porque guardaba mucho dinero”, explicó. Poco antes del mediodía, Painemilla asegura que dos sujetos sospechosos realizaron un trámite en el local. “Me llamó la atención porque actuaron muy raro, observaron el movimiento del local y después desaparecieron en dirección al casino”, agregó. El policía afirma que decidió llamar a la comisaría para que envíen un patrullero a identificarlos pero no obtuvo respuestas: “Me dijeron que no había móviles disponibles”. Painemilla sostiene que abandonó el Pago Fácil alrededor de las 12:30 y fue reemplazado por Acuña en la custodia. “Le dije que estuviera atento porque había dos sospechosos merodeando”. A las pocas cuadras lo esperaba Pérez, quien le había pedido que remolque un automóvil con su camioneta. El efectivo relató que recorrieron varias estaciones de servicio en busca de combustible y que en un momento Pérez le pidió ir a ver a su amiga, Cintia Cides, quien también resultó imputada en la investigación. “Como no la encontramos en su trabajo le presté el celular a Fabián para que hable con ella; creo que hizo dos llamadas pero no escuché de qué hablaban porque él se alejó por el ruido del vehículo” afirmó. El imputado asegura que dejó a su primo a metros del casino y del Pago Fácil. “Me dijo que quería jugar unas fichas y nos despedimos”, dice. Painemilla participó más tarde de la investigación del crimen junto al propio Pérez, hasta el día en que fue detenido. “El 23 de abril a las 8 de la mañana salí de servicio sin novedades y al mediodía apareció un ejército de policías en mi casa para detenerme, me golpearon y apuntaron con armas a mi familia”, recordó.


Comentarios


Painemilla se defiende y dice que los asesinos de Acuña están libres