PALIMPSESTO: Lugones

Lugones fue el representante argentino más sobresaliente de un movimiento literario denominado Modernismo. Este movimiento tuvo como principal objetivo renovar el lenguaje artístico, sacar a la poesía y la prosa escritas en castellano de su estancamiento. Y lo lograron. La poesía contemporánea les debe mucho; pero el modernismo con sus cánones estéticos envejeció y hoy la mayoría de sus poemas son una curiosidad literaria, piezas de museo.

Eso mismo sucede con la poesía de Lugones. Sin embargo el cordobés fue un maestro en el manejo del verso, de la técnica y del idioma. En medio de tanto oropel modernista es posible encontrar en su obra verdaderas joyas: un verso, una estrofa, a veces un poema completo, que muestran a Lugones como un gran poeta.

Muchas de sus obras en prosa han caído en el olvido, nadie hoy lee «La guerra gaucha» que de hecho es casi ilegible. Ilegible porque como decía acertadamente Borges, «Lugones creía que escribir bien era escribir con todas las palabras del idioma». El resultado de esa experiencia es un verdadero mamotreto más parecido a un galimatías que a una obra literaria. Sin embargo, «Las fuerzas extrañas», esa colección de cuentos que rondan lo fantástico es un libro singular y perdurable.

Dominaba varios idiomas, fue traductor de griego, de latín; pocos campos del saber quedaron fuera de su interés y su conocimiento. Cito dos anécdotas de memoria, la primera cuando era inspector general de escuelas llegó a un establecimiento y advirtió que un curso tenía hora libre por ausencia del profesor, entró al aula, pidió un programa (la materia no la recuerdo) e inmediatamente desarrolló la clase. La segunda es en un museo de geología, un grupo de alumnos aguardaban la llegada de su profesor, Lugones que también visitaba el museo se interesó por ellos e inmediatamente dio una clase sobre minerales, ante la perplejidad del geólogo que refirió: «Esa bestia (Lugones) sabía más de piedras que yo».

Su derrotero intelectual lo llevó de ser un ferviente socialista a un enconado conservador, en la cumbre de su prestigio pronunció aquella frase en la que auguraba que había llegado la hora de la espada, en tácito apoyo al golpe militar de Uriburu. Fue el escritor referente, el intelectual del poder y tuvo un papel central en la construcción de la literatura argentina como institución. Erigió mediante una serie de conferencias al «Martín Fierro» como el texto central de nuestras letras y al gaucho como símbolo de la argentinidad. Dos legados que aún perduran.

 

NESTOR TKACZEK

ntkaczek@hotmail.com

 


Adherido a los criterios de
Journalism Trust Initiative
Nuestras directrices editoriales
<span>Adherido a los criterios de <br><strong>Journalism Trust Initiative</strong></span>

Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios

Este contenido es exclusivo para suscriptores

Ver Planes ¿Ya estás suscripto? Ingresá ahora