Palimpsestos: Comidas medievales

Columna semanal





Datos

En el vasto y misterioso mundo medieval aparecen múltiples noticias entre comidas y literatura. Algunas costumbres se incorporan y se quedan definitivamente, como es sentar en la misma mesa a mujeres y hombres, refiere la historia que fue el emperador Carlomagno quien fue el primero que lo consintió; desde Venecia nos llega lentamente el uso del tenedor, tenido en un principio por exótico o como un rasgo de afeminamiento.
De ese mundo medieval nos limitaremos a la literatura castellana en general y tomaremos algunas obras aisladas que dan cuenta de las relaciones entre sabores y letras.
Por distintas crónicas sabemos que en España durante el reinado de Alfonso X, el Sabio, en Castilla, y de Jaime I, en la Corona de Aragón, todavía se acostumbraba que las damas comieran separadas de los varones.
En el “Poema de Mío Cid”, el único cantar de gesta español que nos ha llegado casi completo hay constantes referencias a la comida, como por ejemplo cuando el Conde de Barcelona se niega a comer y luego de tres días el juglar nos informa de la desesperación del Conde en terminar su plato.
En el “Libro de Apolonio” (segunda mitad del siglo XIII) del que se conservan alrededor de dos mil versos, aparece cierto ideal de vida resumido en el siguiente pasaje: “Fumeyaban las casas, fazian grandes cocinas,/traién gran abundancia de carnes montesinas,/de tocinos e de vacas, recientes e cecinas;/ non costaban dineros capones e gallinas”.
Según “El libro de buen amor”, compuesto por el Arcipreste de Hita (siglo XIV), las comidas eran cinco: almuerzo a la mañana, yantar al mediodía, merienda a la tarde, cena al anochecer y zahorar por la noche, (una especie de refuerzo de la cena).
Todavía en algunas regiones españolas esta palabra es sinónimo de grandes banquetes con amigos.
El Arcipreste de Talavera ofrece en sus textos una muestra de diversas confituras como violado de confites, alfeñique, hidromiel…

Comentarios

Para comentar esta nota debes tener tu acceso digital.
¡Suscribite para sumar tu opinión!

Suscribite

Logo Rio Negro
Palimpsestos: Comidas medievales