Paloma Herrera, feliz de hacer “Giselle” en el Colón

Es una figura indiscutida del Ballet Theatre de Nueva York, pero a la hora de elegir Paloma Herrera ama regresar al Teatro Colón, donde comenzó y donde en octubre hará "Giselle".



BUENOS AIRES, (Reuters).- La bailarina argentina Paloma Herrera, figura estelar del American Ballet Theatre de Nueva York, dijo que está entusiasmada con el estreno en octubre de “Giselle” en el teatro de Buenos Aires que la vio dar sus primeros pasos.

“Para mí no hay diferencias de bailar en un teatro o en otro porque siempre doy el ciento por ciento, pero realmente volver a casa para mí es maravilloso, siempre tengo experiencias fabulosas en el Teatro Colón”, expresó Paloma en una entrevista telefónica reciente desde Nueva York.

La bailarina, de 25 años, interpretará en octubre “Giselle”, estrenada por primera vez en 1841 en el Teatro Opera de París y que cuenta la historia de una joven aldeana que, engañada por un noble, enloquece y muere, pero luego regresa transformada en un ser sobrenatural y perdona a su amor.

“Cada rol para mí es un proceso muy especial. Pienso que la adrenalina y los nervios no se pierden nunca y no se deberían perder, pero cada vez me siento más cómoda en el escenario y eso es fabuloso, realmente sentirse como que uno está en una segunda piel dentro del escenario”, contó.

Paloma dejó la Argentina hace una década y se instaló en Nueva York cuando apenas tenía 15 años. Desde entonces, la joven bailarina tuvo un vertiginoso desarrollo profesional que la llevó a convertirse en figura del ABT y a bailar con las mejores compañías del mundo.

“El American Ballet siempre fue mi sueño (…). Yo estoy segura de que estoy acá porque para lo que hago Nueva York es el centro del mundo, estoy en el mejor lugar que pueda estar”, dijo.

“Todos los clásicos los hice a una edad muy temprana. Así que para mí me dieron todo en bandeja, me trataron muy bien, hice una carrera superrápida y me siento supercómoda acá”, agregó.

Grandes amores

La bailarina comenzó a tomar clases de danza a los siete años y desde entonces su carrera ha ido en ascenso. Compañías como el Ballet Bolshoi de Moscú, el ballet del Teatro Colón de Buenos Aires y la Opera de París, entre otras, la tuvieron sobre sus escenarios.

“Yo a los siete años estaba segura de lo que quería hacer. Desde el primer día que tomé clases fue pasión, nunca faltaba, me encantaba”, dijo Paloma.

“Fue todo un proceso, me vine acá (a Nueva York) a vivir sola a las 15 años y fue toda una experiencia. Cada momento que viví no lo cambiaría por nada y volvería a hacer exactamente lo mismo”, agregó.

El éxito en los mejores teatros del mundo no alteraron el tono humilde y pausado de la voz de la artista, que a pesar de ver su nombre en letras de molde en las principales ciudades del planeta admite que debe seguir trabajando para mejorarse.

“Siempre hay algo que uno puede mejorar, siempre está esa cosa de seguir el trabajo, que es lo que a mí me encanta de mi carrera. Pienso que uno nunca llega porque el día que llegó, no tiene ninguna inspiración para seguir bailando”, destacó.

La danza es uno de los grandes amores de la destacada bailarina, quien confesó que por primera vez vive una relación amorosa. “Cosas que antes pensaba que me podían sacar tiempo de lo mío, al contrario, ahora veo que me hacen crecer muchísimo más. Ahora estoy de novia y pienso que me hizo crecer muchísimo porque no es una cosa o la otra”, expresó acerca de su relación con un neurocirujano argentino. “No solamente me abrí muchísimo más a él, sino muchísimo más a gente amiga. Y siempre todas mis amistades son muy duraderas porque son muy, muy profundas. Yo no creo en vivir la vida superficialmente”.


Comentarios


Paloma Herrera, feliz de hacer "Giselle" en el Colón