PANTALLAS





#

BERLÍN, (DPA).- Más de tres décadas de carrera, dos Oscar y un récord de nominaciones por personajes que forman ya parte de la memoria colectiva hacen de Meryl Streep una de las Grandes Damas –con mayúsculas– del séptimo arte. En vísperas de que Hollywood, si se cumplen los pronósticos, le entregue su tercera estatuilla, la Berlinale rindió ayer homenaje a la actriz estadounidense otorgándole el Oso de Oro a su trayectoria profesional. “Me siento muy honrada de estar aquí, y me abruma ser homenajeada fuera de casa”, dijo una sonriente Streep ante la abarrotada rueda de prensa. “Yo nací en Nueva Jersey, una ciudad pequeña de pocos habitantes, y pensar que un día estaría en el escenario de uno de los festivales más importantes del mundo es un sueño”. Desde la inolvidable Joanna de “Kramer vs. Kramer”, que le dio su primer Oscar en 1980, a la cínica jefa de “El diablo se viste a la moda”, sin olvidar a la superviviente de “La decisión de Sophie”, la apasionada Karen de “África mía” o la conmovedora Francesca de “Los puentes de Madison”: Meryl Streep se ha atrevido con todo tipo de mujeres, a las que ha dotado de una enorme fuerza y verdad. ¿El secreto? “Siempre creo que interpreto a la misma persona”, explicó.

Meryl Streep recibió su Oso de Oro


Comentarios


PANTALLAS