Papelón: productores de Catriel siguen sin agua

Taparon el canal, pero la obra nueva tiene problemas.Chacareros riegan con mangueras y baldes.




LA REGIÓN

CATRIEL (ACA).- “Una calentura que le va a salir caro a Catriel”. Así definió el legislador Ramón Villablanca, de la UCR, al sistema de riego que instaló la Municipalidad de Catriel, pero que todavía no provee de agua a productores.

En tanto, mientras algunos chacareros se quedaron sin agua, otros -como el caso de Bernandino Cea- siguen regando los campos con mangueras y baldes.

Fue después que el municipio decidiera clausurar el canal de riego principal -ubicado sobre la calle Irigoyen del barrio Santa Cruz- que los pequeños productores comenzaran a reclamar la provisión de agua.

El canal fue demolido para comenzar la pavimentación en ese sector, pero la queja de los damnificados obligó a repensar la situación y de ahí surgió una obra en conjunto entre municipio y DPA.

Se trata de un sistema de riego subterráneo, que llevaría el agua a las chacras en producción.

Se colocó una bomba y casi dos kilómetros de caños enterrados a un metro de profundidad, pero como el agua debe subir 1,80 sobre el nivel en que fue instalada la bomba, la presión y el caudal son insuficientes, por lo que la gente todavía no puede regar.

Que no iba a funcionar ya lo había anunciado Cea desde antes de comenzar la obra, pero el hecho que le aseguraran que sí funcionaría impidió que iniciara acciones legales, tal como había prometido en una primera instancia.

Ayer, los legisladores municipales de la UCR, Marcela Costa y Ramón Villablanca, llegaron al lugar, recorrieron el terreno y expresaron su enojo ante “una decisión arbitraria del propio intendente Carlos Johnston, porque sin siquiera tener la aprobación de la provincia y una alternativa para el riego, decidió clausurar el canal principal, que no sólo proveía de agua a los productores que están empadronados en el DPA, sino a mucha gente del lugar que tenía huertas familiares y que se abastecían del agua del canal”, enfatizó Marcela Costa.

“Esos vecinos, directamente quedaron sin agua, porque en ellos no se pensó”, añadió Villablanca.

Aunque se había anunciado que el nuevo sistema estaría listo para el 20 de septiembre, no fue sino hasta mediados de octubre que se puso en funcionamiento la bomba.

La falta de agua provocó la sequía de legumbres y verduras de estación, pero también que otras especies no se desarrollaran, como en el caso de los nísperos que tiene plantados Cea en el ingreso a su casa.

Si bien la obra fue realizada entre DPA y municipalidad, los costos y mantenimiento corresponderían en su totalidad al último organismo.


Comentarios


Papelón: productores de Catriel siguen sin agua