Para disfrutar a pleno delverano y la pileta



#

No sólo hay que cuidar las alergias, también la otitis media que se da en los pequeños. Las quemaduras por exposición al sol son las más frecuentes.

Aunque sea tiempo de relax, la temporada de pileta pone a la orden del día las conjuntivitis virósicas, las alergias y las congestiones oculares, por hablar sólo de las afecciones oculares.

Las primeras de ellas están por lo general relacionadas con cuadros gripales y el agua contaminada en la pileta de natación. A su vez, muchas personas la contraen en los mismos centros oftalmológicos a los que acuden por alguna otra enfermedad u accidente.

De acuerdo a lo informado por la médica principal del servicio de Oftalmología del “Dr. Juan Garrahan”, Viviana Abubi, “la persona afectada por una conjuntivitis virósica tiene la capacidad de trasmitir la patología a sus contactos por 12 días, motivo por el cual se hace indispensable su aislamiento y control”.

Las conjuntivitis virales pueden ser de curso leve, moderado o severo. Provocan una sensación de arena en los ojos, molestias a la luz, dolor y secreción tipo cerosa. A su vez, los párpados se hinchan y a veces se presenta la hinchazón de un ganglio delante de la oreja: “Esto significa que el cuerpo forma linfocitos para combatir la virosis. Lo que puede ocurrir también es una disminución de la visión, sobre todo cuando es de curso severo. Hay que realizar la consulta siempre.”

Generalmente se utilizan antibióticos para evitar la sobreinfección, ya que se puede producir la inflamación de la córnea. O corticoides, regulados por el oftalmólogo, en el caso de que la visión disminuya, explicó la médica.

 

Alergias

Surgen por el contacto con las plantas, pero también por el uso de algunos protectores solares: “Es fundamental que lo recete el dermatólogo y que se utilicen marcas que tengan realmente el filtro que aseguran poseer, incluso algunas personas pueden necesitar formas hipoalergénicas del producto”, advirtió Abubi.

Algo fundamental en el cuidado de la visión durante la época de veraneo es la colocación de filtros solares en los párpados, ya que constituyen una zona muy delicada del rostro y su inadecuada protección puede ocasionar una mayor predisposición al cáncer de piel, añadió.

Por otra parte, también son comunes las congestiones oculares cuando se nada sin antiparras: el ojo se pone rojo por el cloro que se utiliza para limpiar el agua.

En estos casos no hay que automedicarse con ningún colirio de venta libre: sólo ponerse paños fríos y esperar a que la congestión baje.

A su vez, para los usuarios de lentes la recomendación es utilizar filtros en los anteojos para protegerse de los rayos ultravioletas UVB y UVA que pueden ocasionar la aparición de cataratas tempranas por radiación.

“El daño en la visión como consecuencia de la inadecuada exposición al sol es acumulativo al igual que en la piel.

Es imprescindible utilizar gorros, sombreros y viseras para proteger al ojo y así evitar la irritación de la retina que puede llevar a la aparición de una lesión en forma temprana con la consiguiente disminución de la visión”, sostuvo Abubi.


Comentarios


Para disfrutar a pleno delverano y la pileta