Para el gobierno, la carne no sube hace tres años

El secretario de Comercio Guillermo Moreno negó un aumento general de precios y aseguró que el pollo o la carne se mantienen estables. “No sé dónde compra... es una burla”, dijo Prat Gay.



1
#

“¿De qué inflación estamos hablando”, dijo Moreno.

Archivo

BUENOS AIRES (DyN).- La cerrada negativa del gobierno nacional a admitir una suba generalizada de precios recibió ayer durísimas críticas de economistas y políticos opositores, que acusaron a los funcionarios de estar al margen de la realidad. “Siempre hay precios que suben y otros que bajan, pero inflación es aumento generalizado de precios”, y el valor de la carne, o el pollo “no sube hace tres años” , aseguró sin dudar el secretario de Comercio Guillermo Moreno, en un reportaje dado al diario “Tiempo Argentino”. El economista y diputado Alfonso Prat Gay salió a contestarle, señalando como “una burla” la lista de 500 productos supuestamente congelados y recalcando que “no hay ninguna duda de que hay inflación” en Argentina También aludieron al problema de la inflación, el presidente de la comisión de Pastoral Social del Episcopado, monseñor Jorge Lozano, y el gobernador de Chaco, Jorge Capitanich. En una entrevista con Tiempo Argentino, Moreno apuntó contra las consultoras privadas que miden inflación, al reiterar que “no tienen “capacidad técnica y académica” para medirla. Señaló que “la carne no sube hace tres años en un país que consume principalmente alimentos”. ¿De qué estamos hablando? No sube la carne, no sube el pollo”, acotó el funcionario. Prat Gay salió al cruce e ironizó: “Moreno no se donde hace las compras”, y tildó de “burla” al congelamiento de precios. “No hay ninguna duda de que hay inflación. Yo pienso que solamente Moreno y dos o tres funcionarios de Moreno lo niegan”, replicó Prat Gay a radio Mitre. Sobre el congelamiento, juzgó: “La burla está en que son una serie de productos, ellos dicen 500 pero en la práctica son bastante menos, y son productos bastante poco relevantes, y son los que prácticamente no están en la góndola”. Asimismo, reprochó que “hay una connivencia” de los empresarios “que aceptan estas reglas de juego”. El economista vinculó la disparada del valor del dólar blue que la semana pasada superó la barrera de los 10 pesos, con la cuestión inflacionaria, al considerar que el precio de la divisa norteamericana en el mercado paralelo es el “único termómetro que registra la inflación”. Además, sostuvo que la inflación no solamente afecta al “poder adquisitivo” sino también a “la producción, la exportación, el valor de los planes sociales”. En igual sintonía, monseñor Lozano advirtió que “la inflación es un problema muy serio especialmente para los más pobres, implica la pérdida permanente de su capacidad de compra”, y opinó que “desde que fue intervenido el Indec dejó de ser confiable”. En cambio, para Capitanich “el tema de inflación es un problema cuando hay un crecimiento sostenido de la economía”. “Tiene que ver con insuficiencia de oferta”, explicó.


Comentarios


Para el gobierno, la carne no sube hace tres años