Para el perito oficial, Pinochet está más demente

Dijo que empeoró del mal que lo exculpó en 2001. El médico de la querella afirmó que son achaques.

SANTIAGO DE CHILE (DPA) - La demencia detectada hace algunos años al ex dictador chileno Augusto Pinochet se ha agravado y podría ser nuevamente su salvavidas judicial. La noticia llevó algo de alivio a su defensa, en medio del complejo panorama que afronta en procesos por ejecuciones durante el régimen militar y un presunto fraude fiscal .

El neurólogo Jorge Tapia, designado para examinarlo por el juez Juan Guzmán en el caso de la "Operación Cóndor", confirmó que el general retirado sufre una demencia vascular moderada de origen subcortical, lo que representa un empeoramiento de su salud con respecto a test anteriores. La evaluación se conoció ayer, cuando Guzmán abrió los sobres con los reportes de los médicos que examinaron a Pinochet, a fin de entregárselos a los abogados de la defensa y la parte querellante en el proceso por el plan aplicado en los años 70 por dictaduras sudamericanas para perseguir a opositores.

El concepto de Tapia, que por ser el perito designado directamente por Guzmán es considerado el de mayor peso en fuentes judiciales, supone un empeoramiento de la salud de Pinochet, pues en un examen hecho en 2001 el diagnóstico fue de demencia subcortical de leve a moderada. "Esta evaluación clínica médica neurológica, en conjunto con los exámenes neuroradiológicos practicados al señor general (r) Augusto Pinochet Ugarte, indica que presenta una demencia, del tipo subcortical vascular, de acuerdo a las clasificaciones internacionales, de grado moderado", expresó Tapia en el informe entregado a Guzmán.

Tapia agregó que durante el examen notó a Pinochet parcialmente desorientado, con moderada fluidez verbal, con un deterioro significativo de la memoria reciente y alteraciones de la memoria remota y con una actitud que dejó la impresión de no sopesar la importancia y proyecciones de la evaluación a la que era sometido.

Guzmán dio a los abogados de las partes un plazo de cinco días para que revisen los reportes médicos y comuniquen las inquietudes que tengan, tras lo cual se reunirá con los neurólogos para despejar posibles dudas y tomará la decisión de procesar a Pinochet o declararlo inimputable.

Pinochet empezó a ser investigado por la "Operación Cóndor" después de que la Corte Suprema lo despojara de la inmunidad que tenía como ex jefe de Estado, para establecer si tuvo responsabilidad en la ejecución de 19 chilenos.

Tras cumplir la indagatori de rigor el pasado 25 de septiembre, en la propia casa de Pinochet, Guzmán conformó un grupo de tres médicos para evaluar la salud mental del general retirado, de 88 años, procedimiento que se llevó a cabo cinco días después.

El médico de la defensa, Sergio Ferrer, había anticipado que vio a Pinochet "mucho peor" con respecto a evaluaciones similares hechas en 2001 y diagnosticó que en un examen se ven rastros de atrofia cerebral e infartos en la región subcortical y el cerebelo. Por su parte, el neurólogo de la parte querellante, Martín Cordero, se limitó a decir que notó a Pinochet "sano", aunque con problemas de salud propios de su edad.

Guzmán ya procesó en 2001 a Pinochet por la ejecución de 75 personas poco después del golpe de Estado que encabezó el 11 de septiembre de 1973, pero un año después la Corte Suprema lo sobreseyó, al avalar un diagnostico una demencia irreversible. La Corte Suprema lo despojó de la inmunidad nuevamente por la "Operación Cóndor", aunque recomendó nuevos exámenes.

Duelo por la muerte del cardenal Fresno

SANTIAGO (AFP) - La bandera chilena izada a media asta en los edificios públicos marcó este viernes el comienzo de tres días de duelo en Chile, por la muerte del cardenal Juan Francisco Fresno, artífice de los acuerdos que pusieron fin a la dictadura de Pinochet.

El Papa Juan Pablo II, que respaldó la tarea de Fresno, envió desde El Vaticano un mensaje de condolencias, "profundamente apenado al conocer la triste noticia de la muerte del querido cardenal, después de una larga enfermedad vivida con serenidad y entereza".

El Gobierno decretó un duelo oficial que se prolongará hasta mañana, cuando los restos mortales de monseñor Fresno sean depositados en la Catedral Metropolitana de Santiago. "Creo que todos, creyentes y no creyentes, tenemos una deuda de gratitud para lo que él aportó a Chile", dijo el presidente Ricardo Lagos .

Considerado el "Cardenal de la Transición", Fresno murió la noche del jueves a los 90 años, en la misma residencia de Santiago donde en 1985 logró que personalidades de diferentes corrientes gestaran un "Acuerdo Nacional" para restaurar la democracia, quebrantada por la dictadura militar (1973-1990), "Chile debe ser un país de entendimiento y no de de enfrentamiento", fue una de sus exhortaciones.


Comentarios


Para el perito oficial, Pinochet está más demente