Para Freiberg, el concurso de acreedores es inevitable 

El flamante presidente de Cipolletti delineó su proyecto



Notas anteriores :

CIPOLLETTI (AN).- Más allá de la alegría por haber recibido el apoyo de los asociados, Horacio Freiberg y su gente son conscientes de que están frente a una gestión complicada. La abultada deuda que mantiene Cipolletti -supera el millón de pesos- deja como único camino el concurso de acreedores, una resolución que es un hecho.

En lo deportivo la meta es mantener la categoría y trabajar para el futuro en un proyecto "serio, racional y previsible", como lo definió el flamante presidente.

En medio de las felicitaciones de los asambleístas, Freiberg dio algunas precisiones de su plan de trabajo y de lo que representa en lo personal la designación: "Es un honor, una satisfacción muy grande. Esto me gratifica, como muchas veces se sostiene que el hombre cumple una etapa cuando tiene un hijo, escribe un libro y planta un árbol, para mi, valga el simbolismo, que me hayan designado presidente es llegar a una meta en mi vida".

¿Qué va a pasar con el fútbol?

"Tenemos un presupuesto acotado y vamos a luchar para que el plantel esté conforme, que no tengamos problemas financieros para el pago de los sueldos. Que los chicos cobren como cualquier profesional, que se sientan absolutamente respaldados y que piensen sólo en jugar. Nosotros sabemos que los nuestros luchan por la camiseta".

¿Cuál es la meta?

"En lo estrictamente deportivo apuntamos a mantener la categoría y trabajar con tranquilidad para un proyecto de fútbol importante, serio, racional y previsible. Hay que terminar con estas políticas perversas de traer 15 jugadores un año, largarlos y endeudarnos. Creo que tenemos que privilegiar al fútbol regional y me duele que elementos de la zona estén jugando en clubes grandes, sin haber pasado primero por acá".

¿Y qué piensa hacer?

"En poco tiempo vamos a organizar una cena a la que invitaremos a todos los presidentes de los clubes de la región para aunar criterios, para integrarnos y para que exista el compromiso de que aquellos que participen en campeonatos de AFA y del Consejo Federal tengan el apoyo y que nos prestemos los jugadores. Acá se nos va un Caneo (Miguel), no trajimos a Dupré (Wilson), también se nos escapó Bevacqua (Julio), por dar algunos nombres, ninguno pasó por Cipolletti y es un interrogante que difícilmente encuentre una explicación racional. Es sin dudas una mala política en fútbol, donde se piensa demasiado lejos y así nos ha ido".

¿Se cumplió la expectativa que tenía al momento de completar la lista?

"Fue una maniobra hecha adrede. Estoy en contra de las antinomias, acá no es Freiberg, González o Rodríguez, tenemos que ser conscientes que el gran problema de la institución es la deuda y necesitamos del aporte de todos. No era cuestión ni de subirse, ni de bajarse, ni de dar un paso al costado, ni de decir que no voy a tirar piedras en el camino. Hoy el desafío es sumar. Hubo una lista incompleta que se terminó de llenar a la vista de todo el mundo".

¿Lo conformó el número de socios ?

"Esperaba un poco más. Tal vez la indiferencia, la época del año, no ayudaron. De última me voy conforme porque la participación fue activa, el socio dijo presente y si somos 75, empujamos. El nivel de participación es aceptable".

¿La convocatoria de acreedores es un hecho?

"La primera propuesta que hice como presidente la perdí, porque mi intención era que la asamblea resolviera directamente que nos presentáramos a convocatoria. Obviamente es una medida inteligente que los socios nos dieran el mandato a la comisión y ya está el requisito legal que nos autoriza a llegar al concurso, que es inevitable. Si tuviéramos otros caminos los haríamos. A mi no me gusta el mecanismo, porque tiene su zona de riesgo, como toda decisión en la que se pone en juego el patrimonio del club. Pero para defenderlo no queda otra que la presentación, porque no hay tiempo, existe el pedido de remate del inmueble, por ejemplo y eso hay que pararlo. La convocatoria para todo ese tipo de medidas. Después vendrá el proceso de saneamiento, porque tenemos que ver como saldamos las deudas. Va servir para blanquear la situación del club, para determinar qué se debe y cuánto se debe".

¿Se reduce el monto de la deuda?

"En la negociación de los concursos se consiguen reducciones importantes, lo que ocurre es que hay que tener recursos para poder decirle a los que reclaman, señores tengo esto, les parece bien. Hoy esas condiciones no están dadas para pagar ni el 10 por ciento de la deuda, ni siquiera no podemos asumir los costos de mantenimiento".

¿Cuál será la primera medida?

"El gran desafío es sumar socios, a la entidad le están faltando unos 2.000, en una cuenta rápida. Les doy una primicia, a partir de hoy el socio de Cipolletti no paga más la entrada a la cancha. Vamos a probar si así atraemos a la gente".

Con el patrimonio

Entre los puntos que aprobó la asamblea del club Cipolletti está la adhesión al artículo de los estatutos de AFA, donde se establece que los dirigentes de los clubes responderán con su patrimonio por los compromisos asumidos.

Freiberg señaló que "la reforma no tiene sentido, porque está implícito en todo estatuto. Esto es para que se asusten los dirigentes que se tiran a la pileta sin agua. Lo cierto es que el fútbol genera muchos recursos, los jugadores cobran, todos los que rodean al espectáculo ganan su dinero, Torneos y Competencias tiene grandes ganancias y los clubes están fundidos. Apuntamos a un club serio".

Agregó: "No vamos llegar jamás a esa posibilidad. Generaremos los recursos y nos manejaremos con un presupuesto autorizado. La gestión será transparente, no sólo hay que ser honesto sino también parecerlo".·

Para Freiberg, el concurso de acreedores es inevitable

La lista que se terminó de armar en la misma asamblea tiene sólo tres cargos con nombre y apellido en la comisión directiva. Está previsto que la asunción se realice mañana.

Los puestos definidos son los del Freiberg, Roberto Rapazzo Cessio, vicepresidente primero y Federico Rapazzo, vicepresidente segundo.

Vocales: Rubén Rodríguez, Pablo Scilipotti, Pedro Arana, Graciela Espiasse, María Luisa Scandroglio, Juan Carlos De Rioja, Eneas Iachetti, Raúl Renzetti, Luis Huychaleo, Daniel Fagioli, Rosendo Martínez y Héctor Lizaso.

Revisora de cuentas: Jorge Urcola, Miguel Elosegui, Rubén Vega, Carlos Duca y Lucio Fernández Sierra.

Tribunal de disciplina: Néstor Arturo García, Alberto Romero, Oscar Medela, Juan Carlos Soulés y Héctor Frías.

Como asesor letrado fue designado: Ricardo Apcarián.


Comentarios


Para Freiberg, el concurso de acreedores es inevitable