Para los buenos paladares



SAN MARTIN DE LOS ANDES (ASM).- Disfrutar de una jornada en la nieve, a pleno, es el principal objetivo de la mayoría de los visitantes de invierno en esta ciudad. Pero San Martín de los Andes ofrece mucho más, tanto como que la montaña y esta aldea cordillerana son un mismo destino turístico.

En esta entrega nos ocuparemos de los artesanos reunidos en plaza San Martín. Podría ser una suerte de mercado de pulgas, con su dosis de pintoresquismo pero también de revuelto de productos y algo de desorganización. No lo es. La globa instalada en calle Juan Manuel de Rosas es un ejemplo de coordinación, consenso en las decisiones, servicios, seguridad y piezas de artesanías de elaboración propia. Es que, por ejemplo, no se permite el ingreso de productos desde fuera de San Martín.

Los artesanos están obligados -por decisión de asamblea- a elaborar sus piezas en la ciudad, y la mayoría de ellos lo hacen a la vista del público. Se trata de 84 artesanos discriminados en 69 puestos, hasta con el cuidado detalle de no mezclar metales con maderas La globa, que ocupa casi toda la cuadra, tiene seguridad contratada permanente y equipos de calefacción. Más de uno prolonga el paseo para ver y comprar, seducido además por el "calorcito" del ambiente climatizado.

La producción se exhibirá en esas condiciones por 40 días, y cada puesto paga un alquiler de entre 220 y 250 pesos para toda la temporada, dinero con el que se solventan los gastos. Los propios artesanos reunidos en comisión realizan una fiscalización de los productos y de su calidad, para que la feria tenga un estándar uniforme, cualquiera sea el tipo de artesanía del que se trate.

Así, hay puestos en los que se pueden disfrutar de cuidados trabajos en madera tallada o articulada; títeres en confección de telas, varillas y gomaespuma; los más variados trabajos en metales, papel o arcillas.

En el marco de la intensa agenda gastronómica que tiene el complejo Paihuen en San Martín de los Andes para esta temporada invernal, continúan las propuestas en Caleuche y el Wine Bar, los espacios que definen el estilo culinario de esta aldea de montaña.

Esta semana Chandon es la bodega invitada y hoy a las 20 en el Wine Bar se realizará la última charla degustación de esta firma, que estará a cargo de Rubén Martínez, ejecutivo de Ventas de Chandon para la Patagonia. Esta vez, el champagne será el protagonista. La asistencia es gratuita y es conveniente realizar una reserva. Más tarde, a las 22, la sugerencia para la cena será fondue de queso, el plato que ya es un clásico de la noche del jueves en Paihuen.

Esta villa de San Martín se ha constituido en los últimos años, bajo la conducción de su dueño Tadeo Ricardo y todo un equipo de trabajo -comunicación, relaciones públicas, imagen, entre otras ramas-, en un verdadero centro turístico de excelencia que le sumó un valor agregado al turismo en el lugar, tanto con sus propuestas gastronómicas como de alternativas de aventura para el visitante.

Estas ideas, fundadas en un buen asesoramiento y contenido, han hecho furor entre los entendidos en el turismo como en el visitante común. Como se ve, es un lugar para conocer y disfrutar. (AR)


Comentarios


Para los buenos paladares