Para Scalesi la opción era voto K o castigo



El diputado nacional Juan Carlos Scalesi admitió que votó a favor del proyecto de los superpoderes para facilitar el financiamiento de Nación al gobierno de Río Negro.

El miércoles de la semana pasada, los dos diputados rionegrinos por la Concertación -Scalesi y Hugo Cuevas- apoyaron el proyecto impulsado por el gobierno nacional, que buscará hoy en el Senado la media sanción que la falta para convertirse en ley.

El voto del gremialista, titular de UPCN en la provincia, fue el más sorpresivo, por su oposición a la mayoría de las políticas que implementa el gobierno nacional. Esa postura en contra del kirchnerismo incluyó el año pasado su rechazo a la resolución 125.

Ayer Scalesi explicó su apoyo al oficialismo nacional a partir de su convicción de que es necesario un acompañamiento a las gestiones rionegrinas ante la Nación para conseguir fondos y así poder abonar los aguinaldos a todos los estatales de la provincia.

Irónicamente, también manifestó que su apoyo fue un respaldo al “sensible gobierno nacional” para “no poner palos en la rueda porque hay que tratar que el gobierno llegue al 2011”.

Además argumentó su voto “en la negociación para destrabar fondos o partidas financieras de Nación para pagar los aguinaldos”.

“Tengo que pensar en la gente, porque hoy por hoy, hay 12.500 trabajadores que no cobraron todavía el aguinaldo”, aseveró el legislador nacional.

Más allá de esa revelación, Scalesi entendió que esta relación entre Nación y la provincia tiene que cambiar, porque “no podemos estar arrodillados por un gobierno caprichoso”.

Vaticinó que las cosas van a cambiar después del 10 de diciembre cuando se cumpla con el recambio parlamentario.

“Va ser entonces muy difícil que puedan lograr lo que hoy consiguen”, indicó

Scalesi negó que su voto por el kirchnerismo fuera consecuencia de un pedido del gobierno de Saiz. “No preciso que me llame el gobernador para darme cuenta de cómo debo votar para no perjudicar a los rionegrinos”, dijo.


Comentarios


Para Scalesi la opción era voto K o castigo