Paraguay: conmoción y crisis política por secuestros

Un chico de 10 años fue asesinado por secuestradores.

ASUNCION (AP/AFP) -El presidente Nicanor Duarte relevó desde Alemania, donde se encuentra en visita oficial, al ministro del interior y al jefe de policía de su gobierno, ante la conmoción provocada en el país por el clima de violencia provocada por una sucesión de graves delitos. La inquietud general aumentó al conocerse el hallazgo del cadáver de un niño de diez años, que había sido secuestrado el lunes.

Duarte separó de su gabinete al ministro del Interior Orlando fiorotto y designó en su reemplazo a Nelson Mora, actual procurador general. También removió al jefe de la Policía Nacional, comisario Humberto Núñez. Lo reemplaza el comisario Carlos Zelaya.

El cadáver de Armín Aníbal Riquelme Seif, secuestrado por desconocidos el lunes a la salida de su colegio en Asunción, fue ubicado el miércoles con el rostro desfigurado por efectos de algún producto químico, posiblemente ácido. (ver aparte)

Aparte, se cumplieron 22 días del secuestro de Cecilia Cubas (31 años), hija del ex presidente Raúl Cubas, quien gobernó al Paraguay entre agosto de 1998 y marzo 1999.

Además, sigue desaparecida la empresaria gastronómica Gilda Vargas, llevada a la fuerza a un lugar desconocido el 28 de agosto de 2003 por quien sus familiares ya pagaron 230.000 dólares pero no fue devuelta a su casa.

La radio Mil había antici

pado el miércoles la renuncia del ministro Fiorotto, quien se encuentra en Washington realizando un curso de capacitación sobre utilización del sistema de emergencia policial 911.

Yamili Seif, madre del niño, dijo a los periodistas que los delincuentes pidieron el lunes por la noche una suma de dinero "que no teníamos, entonces les ofrecimos nuestra casa y la camioneta 4x4 pero esta es la respuesta que recibimos''. "Pese a que no somos millonarios, en septiembre del año pasado fue secuestrada nuestra hija Katia, de 16 años; como rescate pagamos cierta suma de dinero pero ahora no poseemos efectivo'', aclaró.

Versiones de prensa señalan que por la liberación de Katia fueron entregados 50.000 dólares y por Armín Aníbal el rescate solicitado habría sido 70.000 dólares.

El crimen se produce en un ambiente de inseguridad ciudadana, caracterizada por asaltos a viviendas y callejeros muchas veces con saldos fatales.

El sociólogo Carlos Martini señaló que desde noviembre de 2001 hasta ayer, hubo 25 casos denunciados y, tal vez, hubo otros que no fueron difundidos por los afectados.

Ayer, el ex presidente Juan Carlos Wasmosy comentó que "informes de inteligencia me dijeron que estoy en la lista de los próximos secuestrados; tengo mi propio sistema de guardias pero no quiero hacer ostentación; en estos momentos de crisis, el presidente Nicanor Duarte debería hablar menos y trabajar más por la seguridad de la República''.

El senador Julio Domínguez Smith, del oficialista Partido Colorado, fue otro que confirmó la vigencia "de una lista de futuras víctimas de los delincuentes; yo estoy en la nómina de próximos raptados. Estoy tomando las precauciones necesarias''.

El viceministro del Interior, Eustaquio Colmán, señaló que "nos reuniremos con el vicepresidente Castiglioni para elaborar un nuevo plan de seguridad''. "En una semana más se incorporarán a los cuadros policiales un contingente de 1.000 suboficiales que saldrán a las calles. Tendremos 9.000 efectivos en todo el país'', especificó.

Un caso estremecedor

ASUNCION (AFP) - La gota que colmó la paciencia de muchos paraguayos fue el caso de un escolar de 10 años, hijo de un empresario, hallado ayer muerto y con signos de golpes y torturas, en un terreno baldío en las afueras de la capital paraguaya.

El niño fue hallado muerto esta madrugada en una zona de Luque, en las afueras de la capital, identificado por el propio tío de la víctima, quien confirmó el escalofriante epílogo del secuestro. El cadáver exhibía moretones en diversas partes, en tanto el rostro estaba desfigurado, por lo que se presume que fue ultimado a golpes y quemado con ácido.

El menor, Aníbal Riquelme, fue reportado como secuestrado el lunes cuando se trasladaba, detrás de sus compañeros, desde su colegio en Asunción a un centro deportivo ubicado en las inmediaciones. La víctima es hijo de un empresario tabacalero del mismo nombre de Ciudad del Este, en la frontera con Brasil y Argentina.

Los investigadores manejan la posibilidad de que el crimen sea producto de un ajuste de cuentas con el padre de la víctima.

La policía admitió que está buscando sospechosos en Ciudad del Este, donde estaría asentada una "mafia" relacionada con el contrabando de cigarrillos destinados a Brasil. Según informes, Riquelme ya había sufrido el secuestro de su hija mayor en 2002, por la que pagó un rescate de 50.000 dólares.


Comentarios


Paraguay: conmoción y crisis política por secuestros