Paro telefónico: las negociaciones están trabadas

Anoche llevaban 11 horas de conversaciones.



Dirigentes gremiales de los trabajadores telefónicos nucleados en FOETRA y directivos de las empresas Telefónica y Telecom continuaban reunidos anoche en la sede de la cartera laboral, tras más de diez horas de intensas negociaciones para lograr una solución al conflicto por reclamos salariales.

Las conversaciones comenzaron antes de las 11 de la mañana con la intermediación del ministro de Trabajo, Carlos Tomada, quien ayer presentó una propuesta alternativa que estaría analizando con las partes. Pasadas las 21.15 las partes seguían negociando.

Mientras tanto, al no haber arribado a un acuerdo, los trabajadores mantenían tomados el edificio República de la empresa Telefónica (ubicado en Corrientes y Maipú) y el de Telecom, en el barrio de Colegiales, ambos de importancia neurálgica para el control de la red de comunicaciones del país.

Como método de presión para las empresas accedan al reclamo de aumento salarial que reclaman los empleados telefónicos, la CGT y la CTA anunciaron el, jueves que apoyarán el paro por 48 horas anunciado para el lunes y martes y convocaron a una movilización conjunta en solidaridad con los trabajadores en conflicto.

Los sindicalistas de la CGT se concentrarán el lunes a las 14 en esquina de Maipú y Corrientes. Por su parte, la Central de los Trabajadores Argentinos (CTA) que lidera Víctor De Gennaro también respaldó la convocatoria al paro de 48 horas y anunció una movilización para el lunes a las 14 en la esquina de Leandro Alem y corrientes, para marchar desde allí hasta la sede de Telefónica en Corrientes y Maipú. “La lucha salarial se inscribe en la necesidad de revertir una política de ingresos que continúa siendo regresiva y concentrada en los sectores más ricos de la población”, se informó en un comunicado de l CTA.

Mientras tanto, ayer por la mañana se repitieron como en los días anteriores, declaraciones de las partes en conflicto a través de medios periodísticos. El vocero de la compañía Telefónica, Eduardo Mirabelli, dijo que los reclamos de FOETRA son una “desmesura”, y afirmó que “no se puede negociar cuando se tiene la casa tomada”, en referencia a la presencia de empleados en el edificio que la empresa de capitales españoles tiene en la avenida Corrientes y Maipú.

En declaraciones a la radio La Red, Mirabelli volvió a insistir con que puede empezar a colapsar “total o parcialmente” la red pública de telecomunicaciones ya que “el control (del centro de transmisión) lo tienen, eventualmente, personas que no son empleados de Telefónica”.

Por su parte, el secretario de Derechos Humanos de FOETRA, Marcelo Tesoro, aseguró que el servicio telefónico “está garantizado” y, además, denunció que la empresa Telefónica mantiene una actitud “irresponsable, de confrontación”, para profundizar el conflicto por reclamos salariales y “presionar así al Gobierno y a la población” con el colapso del servicio.

Tesoro criticó que las empresas Telefónica y Telecom no hayan “presentado nada, ninguna propuesta seria” ante el reclamo de los telefónicos, que piden mejoras salariales de hasta el 25 por ciento. “Lo que estamos solicitando está dentro de los números de la compañía”, dijo en referencia al reclamo de aumentos salariales, pero la contraoferta de las empresas es “ninguna”, concluyó Tesoro.

Por su parte, Pablo Talamoni, Gerente de Comunicaciones Externas de Telecom, sostuvo hoy por radio América que “puedo confirmar que siempre en todas las reuniones que se ha ido se ha ido con propuestas”.

(DyN/Télam)


Comentarios


Paro telefónico: las negociaciones están trabadas