Pasó la tormenta y "Cipo" se juega la vida en Córdoba

El "albinegro" viajó a Córdoba para definir

CIPOLLETTI (AC) - El huracán que amenazaba con llevarse los últimos cimientos albinegros, cedió justo cuando todo estaba por venirse abajo. Los jugadores recibieron parte de los sueldos atrasados y anoche el plantel de Cipolletti viajó rumbo a Córdoba para jugarse la permanencia en la categoría, frente a General Paz Juniors.

Ayer por la tarde se terminó de solucionar el conflicto que amenazaba la presencia del equipo en Córdoba.

Los jugadores reclamaban que los gerenciadores terminen de abonar los sueldos de febrero último, de los contrario no se presentarían a la revancha de la reválida.

Con el mensaje enviado, los jugadores ayer por la mañana realizaron el último entrenamiento y por la tarde fueron citados para cobrar lo que reclamaban. Con el pago se solucionó el conflicto y cerca de las 21 el micro partió con destino a Córdoba, donde mañana Cipolletti, desde las 11, se jugará su destino en la categoría.

Relegando también sus problemas económicos, el cuerpo técnico siguió buscando el mejor equipo que intentará mantener la ventaja de un gol.

Con Gustavo Canales descartado por su lesión, el "Mingo" confirmó a Julio Ibáñez como enganche. Esto permitirá que Jorg Cid acompañe a Cristian Sablich y Franco Amaya.

Perilli quiere un equipo con opciones en ataque y por eso además mantendrá a Miguel Abad y al goleador Oscar Padua como atacantes. Claro que para lograr el equilibrio, apostará a una defensa de cuatro: Adrián Nahuel, Cristian Martínez, César Medina y el regreso a la titularidad de Daniel Molina.

La delegación se completó con Guillermo Ferreyra, Mauricio Del Cero, Fernando Pirotta, Mariano Figueroa, Lorenzo Frutos, "Toto" Méndez y Germán Alecha. Dos se quedarán fuera del banco de suplentes.

En General Paz Juniors está casi todo confirmado. Jugarán Hernán Panero; José Gómez, Dalpolletto, Diego Gómez y Cavalía; Oga, Sánchez, Garrido y Anatrini; Peppino y Ciclick o Rodríguez.


Comentarios


Pasó la tormenta y «Cipo» se juega la vida en Córdoba