Pastrana pidió ayuda a EE. UU. para combatir a la guerrilla

Comenzó la difícil negociación de una agenda del diálogo de paz



Bogotá (Télam-SNI).- Colombia reconoció ayer que, en noviembre pasado, el presidente Andrés Pastrana solicitó a la Casa Blanca destinar a la lucha contrainsurgente parte de la ayuda militar norteamericana en el combate al narcotráfico.

“Este pedido ya lo había solicitado el gobierno en noviembre pasado”, aceptó ayer el canciller colombiano, Guillermo Fernández de Soto, al contestar a una pregunta sobre una información publicada ayer por el Washington Post.

El periódico sostuvo -citando a “altas fuentes de la administración (de George W.) Bush”- que el gobierno norteamericano estudia un incremento de la ayuda militar al gobierno colombiano en su combate contra la insurgencia.

Esta ayuda, según el Post, sería utilizada en tecnología militar y en la creación de un cuerpo especial de intervención rápida de 1.000 efectivos destinado a la lucha contra la guerrilla. Ayer, el vocero del Departamento de Estado, Phillip Recker, afirmó que Washington “está revisando” su política respecto de Colombia, aunque no ofreció detalles sobre posibles cambios.

Fernández de Soto precisó que el pedido no se refirió a ayuda adicional de Washington sino a utilizar el equipamiento militar y tecnológico destinado al Plan Colombia de combate al narcotráfico para actividades contrainsurgentes.

El canciller indicó que tanto el Congreso como el Ejecutivo estadounidense deberían aceptar esta modificación.

En el mismo sentido se pronunció el embajador colombiano en Washington, Luis Alberto Moreno, quien dijo que “Pastrana le planteó a Bush en su último viaje a Estados Unidos que la ayuda del gobierno norteamericano al Plan Colombia (1.300 millones de dólares) no se limite simplemente a la lucha contra el narcotráfico, sino a los aspectos generales de seguridad del país”.

Reunión en zona neutral

En tanto, representantes del gobierno y de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) se reunieron ayer en Los Pozos, para retomar las negociaciones, luego de que el lunes una misión de Naciones Unidas lograra revivir el proceso de paz entre la principal guerrilla y el Ejecutivo, que había sido declarado roto el jueves pasado.

Las partes deben hallar soluciones concretas y dar pasos efectivos en el cese del fuego antes del próximo domingo, fecha en que vence la última prórroga a la zona desmilitarizada de 42.139 kilómetros cuadrados en el sur del país, que permanece bajo control rebelde desde fines de 1998.


Comentarios


Pastrana pidió ayuda a EE. UU. para combatir a la guerrilla