Peces y hortalizas, aliados

La acuaponia es un sistema de producción simultáneo de vegetales y organismos acuáticos. En el Valle Inferior de Río Negro evalúan el potencial de esta alternativa, con excelentes resultados, en especial en parajes aislados de la provincia de Río Negro.

Por INTA Valle Inferior

Carpa. La especie elegida para los ensayos de mixtos que realizaron el INTA y la UNRN.

Incorporar pescado y verdura a nuestra dieta es introducir una gran cantidad de vitaminas y minerales. Producirlo nosotros mismos es una alternativa que nos permite tener alimentos de manera sustentable y sana. Investigadores del INTA y la Universidad Nacional de Río Negro (UNRN) estudian la acuaponia, un sistema que combina el cultivo de plantas y peces.
“Se trata de una combinación de acuicultura e hidroponía, en un sistema de circulación de agua cerrado en el que se pueden cultivar especies vegetales y peces con fines ornamentales o de consumo, como también crustáceos o moluscos de acuarismo”, explicó Andrea Tombari, profesora del laboratorio de Tecnología, Alimentos y Biotecnología de la UNRN.
Si bien este sistema no está difundido en la región y aún se considera un proceso productivo incipiente en la Argentina, los especialistas destacan los beneficios de esta propuesta que permite obtener dos productos simultáneos: vegetales y organismos acuáticos. Entre ellas se destacan la reducción de ocurrencia de plagas en los cultivos y el control de malezas, la posibilidad de prescindir del uso de maquinaria agrícola, el cuidado del suelo y el uso eficiente del agua.
Con el objetivo de recopilar datos sobre esta actividad, la Universidad Nacional de Río Negro Sede Atlántica, trabajó en proyectos de investigación y extensión sobre el tema y los ensayos se realizaron en el invernáculo del INTA Valle Inferior.

La propuesta es innovadora ya que permite producir vegetales y proteína animal en un sistema que usa de forma sostenible el agua.

Andrea Tombari, profesora del laboratorio de Tecnología, Alimentos y Biotecnología de la UNRN.


Las actividades comenzaron con el cultivo de peces ornamentales tropicales (lebistes, espadas, mollys, cebras, monjitas, bettas y limpiafondos, entre otros) y los vegetales que se probaron fueron hortalizas para consumo, algunas aromáticas, y hasta se sumó la multiplicación de rosales por esquejes.
Paralelamente, los alumnos de la carrera de Ciencias del Ambiente de la UNRN diseñaron un sistema híbrido entre cultivo tradicional y acuaponía apto para parajes aislados. El ensayo se desarrolló en una parcela de cultivos agroecológicos del INTA para que pueda ser visitado por los productores de la zona.
En el ensayo se cultivaron carpas –peces de agua fría que abundan en el río Negro y en canales de riego– en un estanque de 1.000 litros y se armaron dos bancales con plantines de las mismas especies vegetales y con la misma distribución para hacer los muestreos y la comparación.
El objetivo fue comparar la productividad de los cultivos según el agua de riego aplicada en cada caso. Uno de los bancales fue regado con agua del estanque que contenía las carpas y el otro con agua corriente. “La presencia de carpas en el estanque enriqueció el agua con abono rico en macronutrientes como el nitrógeno y el potasio que funcionó como fertilizante natural para las plantas”, explicó Tombari.
Los resultados de este ensayo determinaron que en el bancal regado con el agua de estanque se evidenció un mayor crecimiento de las hortalizas con plantas más vigorosas y productivas.

Hidroponia y acuicultura. Un sistema mixto que promete futuro.


La particularidad de este sistema es que no necesita de bombas o aireadores que oxigenen el agua de los peces porque la especie seleccionada tiene bajos requerimientos para su respiración y solo necesita reponer el agua usada para riego.
Los investigadores consideran que este sistema es apropiado para parajes aislados debido a que no necesita de energía para mantener la aireación del agua de los peces y la alimentación de las carpas se realiza con restos de hortalizas, lombrices y caracoles presentes en la huerta.
Durante el 2021 y a pesar de la pandemia, el equipo técnico continuó con el proyecto a fin de diversificar y fortalecer el trabajo de investigación sumando profesionales de otras áreas e instituciones. A partir de este año se sumarán el cultivo de moluscos, peces de consumo como la trucha arco iris, peces ornamentales de agua fría y, posteriormente, se incorporarán crustáceos con fines de acuarismo.


SUSCRIBITE A NOTICIAS DIARIAS
Todos los días un correo con las noticias más importantes del día.

Comentarios


Peces y hortalizas, aliados