“Pechi” Quiroga busca evasores desde el aire





NEUQUEN (AN).- La municipalidad de esta ciudad busca evasores desde el aire y promete aplicar mano dura para regularizar construcciones clandestinas.

Las autoridades ya tienen fotografías áreas que permiten observar desde casas completas hasta ampliaciones insignificantes no declaradas. Sobre los dueños caerán las brigadas municipales a partir de enero de 2001 en un impresionante operativo rastrillo.

Además, la municipalidad socializará la información con otros organismos recaudadores, por lo que es factible que no sea la única repartición que adecue, desde el próximo año, la base tributaria de los infractores.

Otro dato: en las fotografías aéreas pueden observarse las casas que cuentan con piscinas, un dato vital para la inminente municipalización del Ente Provincial de Agua y Saneamiento (EPAS). Esos usuarios pagarán más cara la tarifa porque tienen un consumo elevado.

El rastrillaje aéreo se realizó hace 90 días, costó 3.500 pesos y se focalizó especialmente en la franja de la periferia, que es el sector que registra la mayor cantidad de obras clandestinas.

Pero nadie estará a salvo de la lupa porque el municipio se encuentra cerrando trato con una empresa para emprender un estudio geosatelital de toda la ciudad, que permitirá saber exactamente qué está construido en Neuquén.

A partir de ahí, quien no haya adherido al plan especial de regularización que vence a fin de mes, será intimado, multado y controlado.

El capítulo de las sanciones merece una mención aparte, pues una misma obra puede ser pasible a varias infracciones a la vez.

Clasificadas en construcciones nuevas y existentes, no tener los planos aprobados corresponde sanciones de hasta 20.000 y 15.000 pesos, respectivamente. A esos montos habrá que agregar 2.500 pesos más como máximo si las ampliaciones tampoco cuentan con permiso de edificación.

Además de multas, las obras antirreglamentarias están sentenciadas de antemano a la orden de demolición, ya sea por cortar el trazado de alguna calle o por avanzar sobre un espacio público, entre otras variantes.

Del número exacto de obras clandestinas todavía no hay certeza en la subsecretaría de Gestión Urbana pero su titular, Carlos Di Camillo, quien está a la cabeza de este trabajo, afirma sin temor a equivocarse que hay “miles”.

Por esta razón, en simultáneo al lanzamiento del plan especial, hizo relevar la ciudad desde el cielo para evitar pérdida de tiempo: en cuanto finalice la moratoria el próximo 31, no tendrá más que cruzar los datos de las personas que regularizaron su situación con los obtenidos en la fotografía aérea.

Por lo pronto la adhesión al plan ha sido baja pero da una idea elocuente de la superficie de las viviendas que el municipio se perdió de tributar. A las oficinas municipales, en los últimos tres meses, se acercaron 400 contribuyentes que declararon más de 100 metros cuadrados clandestinos por cabeza. Solamente esa porción blanqueó 40.000 metros cuadrados que hasta este año no pagaban el impuesto retributivo que correspondía.

Se viene una agresiva campaña publicitaria

NEUQUEN (AN).- Para que a nadie le quede duda de que será implacable, en los próximos días el municipio sacará la publicidad de una foto satelital y debajo de una lupa, se podrá ver ampliada una de las tantas obras clandestinas descubiertas. La idea es que la población sepa que nadie podrá escapar a la fiscalización y que la presentación “espontánea” evitará conflictos.

También busca imponer un nuevo criterio, que se declare la obra antes de ser ejecutada para evitar edificaciones fuera del código urbano.

La idea municipal es establecer orden urbanístico y al mismo tiempo frenar la evasión tributaria, en este caso proveniente de las obras no declaradas.

La última estadística oficial, correspondiente al cierre del ejercicio 1998, revela que para las construcciones nuevas fueron gestionados 645 permisos. El número descendió drásticamente a 453 para los relativos a ampliaciones.

Las proyecciones indican que las presentaciones se mantuvieron sin grandes oscilaciones durante 1999. Pero el relevamiento aéreo preliminar dio cuenta de que fueron “muchísimas más” las obras emprendidas en ese período en la capital neuquina.

Tan sólo en los últimos 90 días, el municipio registró 400 declaraciones de obras no declaradas -a razón de 40.000 metros cuadrados- tantas casi como los permisos gestionados por los interesados en 1998. Alrededor del 67 por ciento de las obras nuevas y ampliaciones se concentra en las áreas residenciales de la zona de la periferia.


Comentarios


“Pechi” Quiroga busca evasores desde el aire