“Pechito” voló en el clásico

<b>López volvió al triunfo en Roca, demostrando una gran superioridad.</b>



#

&amp;lt;b&amp;gt;López fue imbatible con el Ford Focus, cortó una larga racha sin triunfos y le dio una gran alegría al PSG16 Team, al que se sumó hace una prueba en busca de recuperar protagonismo.&amp;lt;/b&amp;gt;(Foto: César Izza )

Costó, como muchas cosas que logró en su campaña deportivo, pero no bajó los brazos y ayer José M. López volvió a festejar una victoria. No fue una más, porque el clásico en Roca tiene un valor agregado. “Pechito”, de punta a punta, se llevó la quinta fecha del Super TC 2000, que reunió a una multitud en el Gran Premio 100 años Diario Río Ne-gro.

No sorprendió que “Pechito” volviera al triunfo en Roca, porque dominó desde que puso su Focus en pista el pasado viernes en los ensayos, convirtiéndose en el rival a vencer en la primera presentación del Super TC 2000 en el circuito roquense.

Si bien dominó a voluntad y ganó de punta a punta, López recién pudo festejar tranquilo cuando le bajaron la bandera a cuadros, porque después de la aparición del auto de seguridad en la vuelta 18, su Focus empezó a sonar raro, porque se aplastó el caño de escape, aunque en un momento desde el equipo PSG16 aseguraban que el motor V8 del auto del líder estaba en siete cilindros.

La final no entregó toda la emoción que prometía, al menos después de lo que aportaron tanto el Super 16 que ganó Agustín Canapino como el Super 8 de ayer, donde “Pechito” se anotaba una gran victoria.

Antes de la final empezaron los golpes de escena, porque en la vuelta previa se fueron a los boxes Christian Ledesma y Gastón Crusitta con problemas en sus plantas impulsoras.

Pechito” estuvo muy atento en la largada y dejó atrás al pelotón. Con el paso de las vueltas fue edificando una diferencia que le dio tranquilidad para manejar la prueba, escoltado por Emiliano Spataro y Facundo Ardusso, quien varias veces intentó la sobrepaso, pero no pudo.

Antes de encarar la vuelta 18 el Focus del líder empezó a sonar diferente, casi al mismo tiempo que se neutralizó la prueba para sacar a un auto.

En la reanudación, ”Pechito” volvió a acelerar tranquilo, para volver a ganar, dándole también la primera victoria al ex equipo HAZ, ahora denominado PSG16.

Spataro había consumido sus neumáticos y abandonó el intento darle caza al líder, mientras que Ardusso dejó de mirar al Fluence que estaba adelante, porque lo empezó a atacar Canapino, quien se metió cuarto después de largar noveno.

¿Y el campeón Matías Rossi? Recuperó varios lugares y llegó a pelear el cuarto lugar con Leonel Pernía, pero la goma delantera derecha de su Toyota se prendió fuego, extendiéndose hasta el motor. El “Granadero” bajó de su auto y con un matafuegos intentó sofocar las llamas que salían por debajo del capot. Con su abandono, Mariano Werner hizo valer su sexto lugar y pasó a la punta del certamen.

No solo “Pechito” se destacó en la final, porque también Cacá Bueno edificó una memorable recuperación y terminó séptimo.

López, uno de los mejores pilotos de Argentina, estaba pasando una mala racha increíble, no sólo en el Super TC 2000 sino en TRV6 y en el TC.

Dejó el Pro Racing, con el que encaró el Super TC 2000, y pasó el PSG16 en San Juan, pero siguió sumando abandonos, a pesar que logró la pole.

Llegó el clásico en Roca y “Pechito” se dio el gusto de volver a festejar, demostrando que mantiene intacto su talento y sus ganas de seguir sumando éxitos en los circuitos argentinos.


Comentarios


“Pechito” voló en el clásico