Pegó de entrada, hizo replay y festejó en casa

San Lorenzo no brilló, pero cantó victoria ante Atlético Tucumán.

San Lorenzo estuvo lejos de brillar, pero comenzó con el pie derecho el Apertura. Venció 3-1 al debutante Atlético Tucumán y cumplió con el objetivo de recuperarse, luego de la caída ante Tigre, por la Sudamericana.

Cuando los equipos se acomodaban en la cancha y el público todavía ingresaba, llegó el primer grito de la tarde, por Gonzalo Bergessio. Pareció falta de Lavandina a Lucas Ischuk, tras un centro de Pablo Pinto y luego de un tiro defectuoso de Juan Carlos Menseguez. Al margen de la polémica, fue 1-0 y cambio de planes muy temprano.

Lejos de quedarse, la visita fue al frente y llegó al empate con un cabezazo del Deivis Barone, antes del cuarto de hora.

Incómodo, el local se mostró errático y carente de ideas para desnivelar de tres cuartos para adelante y, por si fuera poco, los tucumanos le manejaron el balón con criterio en varios pasajes.

En el arranque del segundo se repitió la historia. Al minuto, Bergessio recibió dentro del área y envió el balón al medio para el 2-1 de Menseguez.

Los tucumanos tuvieron al menos tres situaciones, pero el desempeño de Pablo Migliore y la falta de puntería le impidieron alcanzar la paridad. En el 46, Pinto liquidó la historia. Trepó hasta los últimos metros y definió por entre las piernas de Ischuk.

El 3-1 fue exagerado, pero al público local poco le importó, porque se fue muy conforme del Gasómetro. Para Atlético, un comienzo con derrota, pero algunas señales positivas en el duro camino de permanencia.


Comentarios


Pegó de entrada, hizo replay y festejó en casa