Peleas internas

Por Redacción




SE COMENTA

Según un informe de Marcelo Bonelli, publicado en la edición de ayer de “Clarín”, la política cambiaria de Guillermo Moreno estaría generando una fuerte resistencia interna en el seno del propio Gobierno. Varios altos funcionarios, incluyendo ministros, “quieren que Moreno trastabille, porque ven en ese fracaso la única posibilidad de que Cristina Kirchner escuche sus otras ideas”. En una reunión reservada de la UIA, habrían recibido fuertes críticas los exiguos plazos otorgados a los exportadores para la liquidación de divisas. En opinión de uno de los participantes, “sólo una gran torpeza y el pánico de los funcionarios justifican tamaña impericia y los errores en las medidas.” El ministro de Economía, Hernán Lorenzino, en reuniones mantenidas con banqueros y empresarios, habría criticado sin eufemismos el manejo de la política cambiaria que lleva adelante Guillermo Moreno. “En ambos casos deslindó responsabilidades frente a las quejas por el irracional torniquete cambiario y sugirió que para instrumentar medidas más racionales es necesario que primero fracasen los actuales controles cambiarios de Moreno” se afirma en la nota de Bonelli. Se atribuye también al vicepresidente Amado Boudou haber efectuado duras críticas a la política cambiaria en un reducido grupo de amigos íntimos. En su opinión, han sido las propias medidas que adoptó el Gobierno las que recalentaron la demanda de divisas e hicieron que el precio del dólar paralelo se disparara hasta alcanzar un valor superior al 25% del dólar oficial. Por su parte, el jefe del Gabinete, Juan Manuel Abal Medina, habría solicitado a Moreno un informe sobre lo que está ocurriendo, pero el secretario de Comercio, considerando que solo responde ante la presidenta, no se habría dignado brindar una respuesta. Por otro lado, habría trascendido que tanto desde el Banco Central que preside Mercedes Marcó del Pont, como desde la oficina del viceministro de Economía Axel Kicillof, se estarían preparando medidas alternativas para tranquilizar la corrida de estos días. Mientras que el Banco Central propone flexibilizar la compra de dólares en el mercado minorista, Kicillof es partidario de ir a un sistema de cambios múltiples. El joven viceministro habría propuesto oficializar el desdoblamiento cambiario, de manera que frente al dólar comercial se erigiría un dólar financiero más elevado. Una experiencia por la que ya atravesó Argentina durante el Plan Primavera que terminó con un sonoro fracaso en 1989.

Guillermo Moreno

Amado Boudou


Comentarios


Peleas internas