Peligra la comida para unos cuatro mil chicos cipoleños

A días del inicio de clases, la provincia no firmó convenio con la comuna

#

El Ministerio de Familia aún no opera con la comuna cipoleña en función de proveer de alimentos a los comedores escolares.

CIPOLLETTI (AC).- Los cuatro mil chicos que asistirán este año a los diferentes comedores escolares que hay distribuidos en distintos puntos de la ciudad, aún no saben si podrán alimentarse correctamente.

A menos de 20 días de iniciarse las clases en el nivel primario, aún no están firmado el convenio para la implementación del programa Promenu que lleva adelante el Ministerio de Familia de la provincia.

La iniciativa tiene como objetivo la asistencia financiera a los municipios para la compra de los alimentos necesarios para cubrir las necesidades de los comedores escolares durante todo el año lectivo.

Según las estimaciones de la secretaría de Acción Social durante el 2008 se atenderán a unos 4 mil chicos distribuidos en los once comedores escolares que funcionarán en esta ciudad.

La constante suba de precio de los alimentos a raíz del crecimiento de la inflación, sumada a la mayor cantidad de chicos que asistirán a los comedores hicieron que el presupuesto de 500.000 pesos en el 2007 trepe a 1,5 millones para este año.

En esta negociación está atascada la firma del convenio entre la provincia y el municipio que es el que se encarga de toda la parte operativa. Es que la provincia pretende enviar menos dinero del que estima la comuna. "Tenemos esperanzas de que las negociaciones van a llegar a buen puerto porque todos sabemos que lo más importante es que los chicos tengan alimentos. Pero la realidad es que a 20 días de iniciarse las clases aún no tenemos confirmado nada", comentó la secretaria de Acción Social de la comuna cipoleña.

La funcionaria informó que para este año la matricula de chicos que asisten a los comedores escolares se incrementó considerablemente porque se adhirieron tres escuelas de jornada extendida que suman unos 500 chicos más, lo que totaliza unos 4.000 en toda la ciudad.

"Lo que más nos preocupa son los tiempos porque hay que poner en marcha toda una maquinaria operativa compleja, que incluye un proceso licitatorio y una serie de acciones que necesitan mucha planificación", agregó Rigoni.

Finalmente la titular de Acción Social se quejó porque "la provincia está poniendo en funcionamiento escuelas de jornadas extendidas pero aún no se sabe si les brindarán alimentos, que es una de las bases de este tipo de escuelas. Tienen que entender que las políticas educativas tienen que tener un presupuesto atrás".


Comentarios


Peligra la comida para unos cuatro mil chicos cipoleños