Peligran los comedores de la Línea Sur

El atraso del envío de fondos compromete su continuidad. Asisten a 7.500 personas



INGENIERO JACOBACCI (AJ).- El atraso que sufren los envíos de los fondos destinado al funcionamiento de los distintos programas sociales y de la coparticipación complica cada día más el accionar de los municipios de la Línea Sur. Se ven afectados los distintos proyectos que se desarrollan en el marco de Plan Trabajar y peligra la continuidad de los comedores escolares y comunitarios.

En el reclamo coinciden tantos municipios del PJ como los oficialistas.

El jueves en varias localidades de la región obreros del Plan Trabajar decidieron abandonar sus tareas ante la falta de pago.

El último mes que el gobierno de la provincia giró los fondos a los municipios fue en julio. Para los sueldos de agosto, pidió a los municipios que usen sus fondos con la promesa de que en septiembre se los reintegraría.

Pero hasta el viernes sólo lo había hecho en forma parcial. "Sin cobrar no se puede trabajar. Encima que ganamos poco, no nos pagan. Trabajamos para mantener a nuestras familias y no lo podemos hacer", señaló un obrero de esta ciudad cuya identidad no quiso dar a conocer.

Por su parte, el secretario de Gobierno de Jacobacci, Alejandro Galván Gattoni, señaló que la situación se está poniendo muy difícil al afirmar que "el municipio no tiene recursos propios para afrontar un pago mensual de casi $15.000".

Al atraso en el envío de los fondos para el pago de los planes Trabajar se le suma el atraso de la coparticipación. Algunos municipios llevan cinco quincenas sin percibir estos fondos.

"La recaudación por tasas retributivas ha bajado muchísimo en los últimos meses. A muchos vecinos apenas les alcanza la plata para comer, no los podemos obligar a que nos paguen los impuestos", sostuvo preocupado el intendente de Maquinchao, Javier Llancapán.

La Región Sur rionegrina es una de las regiones más pobres y postergadas de la provincia. Actualmente el promedio de desocupación promedia el 45% de la población economicamente activa, sobre un total de 32.000 habitantes.

De este número, unos 3.500 niños comen diariamente en los comedores escolares y otras 4000 personas lo hacen en los comedores comunitarios. Recién el viernes la provincia depositó en el banco 320.000 pesos -para distribuir entre todos los municipios de la provincia- correspondientes a la partida del PRONUR de agosto, programa asistencial a través del cual funcionan los comedores.

"Los comedores escolares terminan a fin de mes y eso representa un alivio financiero. Pero después de esa fecha se van incrementan los comensales en los comunitarios. Hasta ahora estamos haciendo un gran esfuerzo para mantenerlos abiertos, pero si esto sigue así no se qué vamos a hacer", sostuvo la intendenta de Los Menucos, Mabel Yahuar.


Comentarios


Peligran los comedores de la Línea Sur