«Peligrosamente populista y autoritario»

Así definió el ex ministro Roberto Lavagna al actual gobierno liderado por Kirchner. Se postuló oficialmente para presidente con el aval de radicales y peronistas disidentes.





BUENOS AIRES (DyN/AP) – El ex ministro Roberto Lavagna presentó ayer, junto a radicales y peronistas disidentes, la Concertación para una Nación Avanzada (UNA) que lo llevará como candidato presidencial en los comicios de octubre, y se diferenció del Gobierno nacional con reproches y fuertes críticas a la gestión económica e institucional.

«El gobierno se ha vuelto peligrosamente populista y autoritario porque lo único que quiere es quedarse a cualquier precio», atacó Lavagna, para diferenciarse del presidente Néstor Kirchner.

La crisis de la provincia de Santa Cruz -que derivó ayer en la renuncia del gobernador Carlos Sancho-, fue uno de los temas centrales del discurso de Lavagna, quien vinculó el conflicto sureño con «un modelo extractivo, paternalista y autoritario» que, según opinó, «no puede generar desarrollo».

«Somos una corriente que se ofrece como una alternativa superadora. Queremos que la Argentina se encamine hacia una nación avanzada, en la que el populismo y los mesianismos queden sólo como tristes referencias del ayer'', dijo Lavagna ante una numerosa audiencia.

El acto en el teatro Gran Rex, que reunió a unas 2.000 personas, significó la presentación formal de la coalición que selló el ex ministro con la cúpula radical, el grupo de ex duhaldistas que encabezan Eduardo Camaño y Jorge Sarghini, el MID, y distintos partidos provinciales y distritales.

Así fue que antes de la entrada en escena del candidato, se emitió un corto publicitario con imágenes de Evita y de los ex presidentes Juan Domingo Perón, Arturo Frondizi y Raúl Alfonsín, emblemas de ambas fuerzas, en el pasado enfrentadas. Presentado por un locutor como quien fue «el piloto de la tormenta'' en 2002, cuando asumió la conducción de la economía argentina en plena crisis, y que «hoy está para asegurarnos el rumbo otra vez'', Lavagna ingresó al auditorio caminando entre el público, bajo una lluvia de papelitos dorados.

Identificado con una postura técnica y academicista, Lavagna intentó mostrarse esta vez como un referente más descontracturado y cercano a la gente, y brindó un discurso en el que puso especial énfasis en el desarrollo, el crecimiento, el combate a la pobreza y el progreso.

«En mi nuevo rol, no les voy hablar de números ni de temas puntuales que ya han sido precisados en el programa anunciado el año pasado», advertía Lavagna, mientras se quitaba el saco y atendía los aplausos de militantes radicales que ocupaban los dos pisos superiores del teatro con bombos y banderas. El discurso del ex ministro fue el eje central del evento, en el que compartió escenario con más de 70 dirigentes de las distintas fuerzas que respaldan su candidatura. Así, en el centro de las gradas se ubicaron el titular de la UCR, Gerardo Morales, escoltado por Eduardo Camaño y Jorge Sarghini y también por los jefes de los bloques legislativos radicales, Ernesto Sanz y Fernando Chironi. En tanto, en la primera fila de la platea se ubicó el ex presidente Raúl Alfonsín -uno de los impulsores de la postulación de Lavagna-, junto a Ricardo Gil Lavedra y el histórico referente Hipólito Solari Yrigoyen, señalado como uno de los posibles compañeros de fórmula . También los referentes lavagnistas Alberto Coto y Alejandro Rodríguez.


Comentarios

Para comentar esta nota debes tener tu acceso digital.
¡Suscribite para sumar tu opinión!

Suscribite

Logo Rio Negro
«Peligrosamente populista y autoritario»