Peligrosos, poceados y sin verde:

ROCA IDEAS PARA MEJORARLA



Es el peligro latente a sufrir un accidente. Es someter al auto a la travesía entre los baches. Es la incógnita del turista sobre la ciudad que encontrará si no tiene más alternativa que parar a cargar combustible o descansar. Es el calamitoso presente de los accesos a Roca.

No hay vecino que no proteste cuando debe entrar o salir del casco urbano por las calles San Juan, Avenida Roca, Mendoza, Jujuy o Alsina Los candidatos a intendente lo saben y por eso dedicaron un espacio protagónico en sus planes de gobierno al mejoramiento de las vías comunicantes con el resto de la región. Claro, la mayoría no explicitó todavía cuál es su proyecto y con qué fondos se solventaría. Seguramente en los próximos días habrá más luz sobre sus iniciativas y podrá saberse cuánto hay de proyecto concreto y cuánto de buenas intenciones.

Al mismo tiempo -y de acuerdo al sentido de esta nueva sección- el vecino común puede ser parte fundamental de las soluciones Sus propuestas serán difundidas al mismo nivel que las surgidas desde despachos oficiales, a partir del concepto de recuperación desde lo particular hacia lo general. Es decir, ideas que apunten a dar pequeños pasos y produzcan un efecto dominó en el resto de los niveles de la sociedad roquense.

Respecto de los accesos, sabido es que la actual administración comunal pretende poner fin a los conflictos en Jujuy y Mendoza con el anillo vial circulatorio. Para San Juan ya gestionó ante Vialidad Nacional un derivador similar a los construidos en Cipolletti.

Sin embargo, la planificación del acceso oeste sólo prevé trabajos sobre la ruta 22 y nada se dice sobre el indispensable complemento para tener una entrada atractiva y segura. Esto es forestación, vías colectoras, cartelería, etc, los mismos padecimientos que hoy atraviesa la Avenida Roca.

En tanto, el proyecto para transformar la calle Alsina -tránsito previo a la ruta provincial 65 en dirección a Allen- se diluyó entre las consultas sobre conveniencias de radicación y el teléfono descompuesto con Viarse.

Sobre este tema, la opinión de Jorg Santos es respetable. El presidente Colegio de Arquitectos de Roca se dedicó mucho al urbanismo y aseguró que uno de los inconvenientes principales de esta ciudad es que “prima el derecho individual por sobre el colectivo”.

“En los accesos prima el derecho del frentista que se ubica sobre la ruta 22 para tener su propio acceso al camino por sobre el derecho colectivo de tránsito por una vía nacional. El ejemplo más claro del despropósito es la proliferación de puentes sobre los desagües, que permiten el desvío de vehículos hacia o desde la ruta. Uno se pregunta para qué sirve la rotonda anterior”, señaló.

Para Santos, el principio de la mejoría no pasa por pensar en una rotonda o un derivador en forma aislada. “Lo razonable es que todo el trayecto se planifique. De nada sirve el derivador si después existen puentes”, indicó.

El titular del Colegio de Arquitectos ubicó la salida del cuello de botella en dos cuestiones centrales: planificación seria de las colectoras (en este caso, la calle Bolivia) y homogeneidad entre los cinco accesos principales (que todos, o la mayoría, sean rotondas, pasos a nivel o derivadores).

“Creo que lo mejor es, desde lo vial y urbanístico, la construcción de pasos sobre nivel del tipo que se construyó en el cruce de ruta 6 y calle Alsina. Es costoso, pero lo más recomendable para el tránsito y la seguridad. En segundo lugar estarían las rotondas o derivadores”, indicó.

Santos puntualizó que “no hay que olvidar el diseño de la ciudad sobre la ruta 22, porque es la imagen que da a los viajeros. Entonces, no sólo los accesos son importantes, sino también lo que se pretende ubicar al pie de ellos. Porque cuando se dice que la gente de paso no entra, no es sólo por la falta de accesos que la “empujen”. También es porque muchos no saben que al costado se levanta una ciudad como Roca”. (AR)

Los vecinos interesados en aportar ideas pueden escribir a vecinosderoca@rionegro.com.ar o acercar su carta manuscrita a 9 de julio 733.


Comentarios


Peligrosos, poceados y sin verde: