Pequeño matarife: experiencia con proyección a futuro

En diciembre se pondrá en marcha la figura creada por ordenanza que permitirá el ingreso de 300 animales por semana de los pequeños productores de la zona rural Andina.



#

La oportunidad es solo para pequeños productores. Fotos: Archivos.

ECONOMÍA SOCIAL

Solo falta afinar detalles menores para la firma entre el municipio y el Frigorífico Arroyo que permitirá llegada y venta directa de unos 900 corderos y chivitos de pequeños productores de la zona rural Andina en los días previos a las fiestas de Navidad y año nuevo.

La instrumentación de la figura de pequeño matarife, creada por ordenanza en 2012 y paralizada hasta la fecha por indefiniciones de la gestión de Omar Goye, busca generar un vínculo directo entre los productores y los consumidores en la fecha de mayor demanda y proyectar su consolidación a futuro a lo largo del año.

El subsecretario de Desarrollo Local y Economía Social, Sebastián Terrero, señaló a “DeBariloche” que “la idea es fortalecer la línea del productor al consumidor y desde el Estado vamos armando las herramientas para que sea permanente”.

Uno de los obstáculos a superar en ese sentido es la definición del lugar de venta los animales de los pequeños productores que en diciembre se suplirá con un sistema de pre venta a través de cooperativas de consumidores y agrupaciones comunitarios.

“Los corderos y chivitos de la zona rural entran mayoritarimente para las fiestas, pero con esta experiencia se va a evaluar y se va a buscar los espacios para instalarlo de forma permanente” dijo Terrero.

El funcionario participó del último encuentro del Foro de Concejales, realizada el viernes pasado en Pilcaniyeu, que trató en forma prioritaria a la organizacióin de los pequeños productores y la puesta en marcha de los pequeños matarifes.

El convenio preacordado con el Frigorífico Arroyo, que se firmará en los próximos días, prevé la faena y venta de 900 corderos y chivitos, a razón de 300 por semana.

Los animales de los pequeños productores coordinados por las cooperativas AmulenCon y Laguna Esperanza, ingresarán a Bariloche en tres tandas, los martes, se faenarán los miércoles y se pondrán a la venta los jueves en un camión refrigerado provisto por Arroyo.

El frigorífico cobrará sus servicios quedándose con las víceras y los cueros de los animales faenados. “Esta modalidad va a beneficiar a los pequeños productores que van a llegar con una intermediación mínima a los compradores y van sacar una ganancia del 20 al 30 por ciento”, estimó.

El precio de venta se fijará en diciembre y partiría de los 600 pesos por animal. Los propios productores, a través de las cooperativas, van a controlar la faena y venta cada semana.

Terrero explicó que, dentro del esquema de trabajo previsto, el cupo de 300 cabezas semanales se completará con lo que cada productor aporte, desde los distintos parajes, y que la única condición que se está evaluando es que los animales lleguen con un kilaje standar, de 10 kilos, ya que una vez faenados se van a vender por pieza entera.

Las cooperativas agrupan a productores de Cerro Bayo, Las Mellizas, Comallo, Laguna Blanca Pilcaniyeu y oficiarán de nexo con otros pequeños ganaderos de los demás parajes de la zona.

Dentro de la organización prevista las cooperativas de productores venderán la mayor parte de su carga mediante un sistema de preventa con dos cooperativas y cuatro grupos comunitarios que nuclean a unas 600 personas de esta ciudad. Próximo a la fecha se realizará una promoción y se definirá el punto de venta al público directo, que podría ser la escuela de Arte La Llave.

DeBariloche


Temas

Bariloche

Comentarios


Pequeño matarife: experiencia con proyección a futuro