Perder no es tan grave si la mente está fuerte

Para Morales, su Cipolletti aprende a sobreponerse. Defendió la idea y a Ruiz.



#

El entrenador confía en que vendrán tiempos mejores para el Albinegro.

zonal

CIPOLLETTI (AN).- El comienzo del ciclo de Rogger Morales en Cipolletti fue una verdadera prueba de fuego: se jugó ante uno de los candidatos a clasificar (Santamarina), en un campo complicado (el césped sintético de La Visera) y durante un partido cambiante y con ribetes dramáticos. El resultado adverso (2-3) no es más que una anécdota para el técnico, quien resaltó como dato fundamental “la fortaleza anímica” que tuvieron sus muchachos para “sobreponerse a diferentes situaciones”. La buena noticia para Cipolletti es que hubo otros resultados que lo beneficiaron y por eso sigue a un punto de la promoción, a cinco fechas para el final de la fase regular (y otras seis más de la reválida, si es que no clasifica). Pero no puede descuidarse y necesita mejorar en varios aspectos. “(El del domingo) fue un partido raro, hubo varios golpes bajos para los muchachos, como el primer gol de Santamarina, el penal que erró el Goldo (Sáez, a los 17 del ST con el partido 1-1)... El equipo se sobrepuso cuando cualquiera se hubiese caído, mantuvo la idea de juego, metió presión y dio vuelta el resultado. Después, los dos accidentes del final (los goles visitantes) nos dejaron sin nada”, dijo. –O sea que el equipo te conformó. –Me gustó, estuvo a la altura, mantuvo el ritmo de juego y fue muy superior en el segundo tiempo. Jugó todo el partido con los dientes apretados y defendió la idea, que es la de intentar siempre tener la pelota a ras del suelo. Nosotros sabíamos que el equipo no podía estar mal tácticamente ni físicamente, por la calidad profesional de Lorenzo Frutos y Mauricio Serenelli (DT y profe del ciclo anterior). Por eso nuestro trabajo pasó por hacer un equipo fuerte de cabeza. Y creo que se logró. –En el segundo tiempo jugó mejor cuando Julio Ibáñez encontró espacios. –Julio tiene que ser nuestro gestor de juego y hay que provocarle los espacios. Eso sí, tenemos que trabajar para darle variantes ofensivas cuando consigue ganarle la espalda al volante central y encara la defensa. Ahí tuvimos algunas fallas. –El equipo arriesgó. ¿Se mantendrá esa filosofía de visitante? –Sí, vamos a jugar de la misma forma de local y de visitante, con salida por abajo cuando se pueda, movilidad de los volantes y la firme convicción de que los once deben participar tanto de la gestación propia como de la recuperación. –El domingo se centralizó mucho el juego y se utilizó poco las bandas. –Nosotros queremos que nuestro juego sea profundo por los costados, pero nos encontramos con un Santamarina muy ambicioso, que arriesgó y nos puso mucha gente en ataque. Por eso los laterales (Figueroa y Cid) no pudieron pasar la cantidad de veces que nos hubiese gustado. Queremos que pasen siempre... –Los hinchas insultaron a varios jugadores, sobre todo a Ruiz. ¿Qué pensás? –El hincha respaldó, pero hubiese sido el momento justo para ganar. Creo que quien fue a la cancha se fue enojado por el resultado, no por lo que dio el equipo. Dependemos de los resultados y hay que mantener la categoría, pero no resignar nuestra idea. Con respecto a Raúl, yo lo veo bien. Es más, creo que Cipolletti juega mucho mejor cuando él está en el arco. Las críticas sé que no le afectan, porque es muy fuerte de cabeza.


Comentarios


Perder no es tan grave si la mente está fuerte