“Perdí lo más valioso de la vida: un hijo”



NEUQUEN (AN).- “Yo perdí lo más valioso de la vida: un hijo”, afirmó Martín Freixas, el padre de Santiago, el joven de 23 años que falleció mientras realizaba un tratamiento de recuperación en “Casa del Sur”. “Mi hijo volvió peor de lo que estaba, y todo el tiempo me reprocha por haberlo mandado a ese lugar”, dijo Alicia, la madre de Sebastián, 16 años, que hoy se encuentra en Centenario luego de haber estado internado en el centro de recuperación.

Ambos padres -el apellido de Alicia no se publica para preservar su identidad- acudieron a los juzgados de Menores Uno y Dos para que sus hijos sean derivados a un centro de recuperación para drogodependientes. Y hoy están arrepentidos de haberlo hecho.

Santiago murió el 30 de septiembre como consecuencia de tres abscesos (infecciones) que le detectaron en el cerebro, según afirmó su padre en diálogo con “Río Negro”. Ingresó a la sede Monte Grande de “Casa del Sur” en abril de 2003.

Mientras estuvo internado, explicó su padre, manifestó tener dolores de cabeza y en los oídos durante los dos meses anteriores a su muerte. Pero no se le realizó un estudio específico y, luego de entrar en coma profundo el 23 de septiembre, falleció en el hospital de Monte Grande.

“Días antes de que entrara en coma, estuve con mi hijo”, relató Martín. “Me dijo de los dolores que sentía, incluso me vomitó. Pero los médicos del lugar me afirmaron que el problema era psicológico y dejaron de lado su salud”.

Alicia, por su parte, sostuvo que su hijo fue trasladado “por la fuerza” a “Casa del Sur”. “Yo estuve de acuerdo en que se lo llevaran, pero hoy me reprocha que allá la pasó muy mal y me culpa de todo lo que vivió”.

Su hijo ingresó en julio de 2002 al centro y regresó a Centenario en octubre de 2003. Alicia presentó un recurso de amparo para que Sebastián siga el tratamiento en esta ciudad y no retorne a “Casa del Sur”. “Si yo tuviese la plata para el tratamiento, no molestaría a nadie. Pero tengo que recurrir al gobierno y me duele la actitud que tienen de mandar a los chicos lejos, como si se los quisiesen sacar de encima”, agregó.

Nota asociada: Graves irregularidades en centro para adicciones donde atienden a jóvenes neuquinos


Comentarios


"Perdí lo más valioso de la vida: un hijo"