Perón descansa finalmente en su nuevo mausoleo

Los incidentes entre militantes peronistas obligaron al presidente a cancelar su asistencia. Al menos hay 40 heridos, al menos 4 de bala.



Buenos Aires (AP).- Después de 11 horas de lento avance desde el cementerio capitalino de la Chacarita y en medio de fuertes enfrentamientos, el cortejo que conducía al féretro del ex presidente Juan Domingo Perón llegó finalmente en la tarde del martes a su nuevo mausoleo, en el municipio suburbano de San Vicente.

El arribo del cortejo estuvo precedido por graves incidentes entre grupos rivales peronistas, que se agredieron con armas de fuego, piedras y palos, con un saldo de no menos de 40 heridos, según fuentes del partido oficialista y canales de televisión.

Los disturbios recrudecieron después de la llegada del cortejo y obligaron al presidente Néstor Kirchner a cancelar su asistencia a la ceremonia, a la que pensaba concurrir con su esposa, la senadora Cristina Fernández. Ambos se ubican en el ala izquierda de la fuerza política fundada por Perón hace 61 años.

También se anunció que tampoco concurriría a la ceremonia el gobernador provincial peronista de Buenos Aires, Felipe Solá. El féretro de Perón, envuelto en una bandera argentina y colocado sobre una cureña arrastrada por un vehículo militar, ingresó lentamente al mausoleo construido en la casa de fin de semana que el ex mandatario adquirió con su segunda esposa Evita, al comienzo de su primer mandato, en 1946.

Buena parte de las miles de personas congregadas en el lugar abandonaron a la carrera las proximidades del mausoleo, huyendo de los disturbios que no cesaron con los llamados a la cordura de los organizadores.

El secretario de la Confederación General de Trabajadores (CGT), el peronista Hugo Moyano, intentó pronunciar el discurso, pero recibió una lluvia de piedras e insultos que lo obligaron a desistir, mientras entraban al lugar ambulancias para recoger a los heridos.

Otro dirigente sindical, Gerónimo Venegas, a duras penas pudo hacerse escuchar en medio del ensordecedor griterío de los grupos enfrentados.

El octogenario ex senador Antonio Cafiero, que fue ministro en el primer gobierno de Perón, en 1946, trató de hacerse oír a gritos, elogiando la figura del desparecido líder, pero apenas fue escuchado. Luego, en rápida ceremonia, el féretro fue conducido al lugar donde descansara en el mausoleo.

Los incidentes se produjeron por una pugna por ocupar lugares cerca del palco central de la ceremonia, que se disputaron sindicatos rivales. Un grupo del sindicato de camioneros, al que pertenece Moyano, chocó con afiliados al gremio de la construcción y con otros sectores de militantes peronistas.

Se vio a algunos jóvenes desenfundar armas de fuego y disparar, en medio de trifulcas con palos e intensas pedreas. La violencia parece estar irremediablemente asociada al movimiento peronista.

Cuando el ex mandatario retornó a la Argentina en 1973, tras 18 años de exilio, su avión no pudo aterrizar en el Aeropuerto de Ezeiza a causa del choque de las facciones de derecha e izquierda del peronismo, que dejó un saldo de decenas de muertos. Durante el fugaz tercer gobierno de Perón y luego en el de su viuda y tercera esposa Isabel Martínez, los choques entre peronistas prosiguieron de manera sangrienta. Todo desembocó en el golpe militar de 1976.

El cortejo había abandonado al mediodía del martes el céntrico edificio de la central sindical peronista CGT, para emprender el recorrido hasta su nuevo mausoleo. Un escuadrón de la escolta presidencial, el Regimiento de Granaderos a Caballo, fundado por el héroe nacional argentino José de San Martín en 1812, acompañaba la cureña militar con los restos. Sobre el féretro se colocaron la gorra y el sable del ex mandatario.

Al abandonar el edificio de la CGT miles de sindicalistas entonaron la marcha “Los Muchachos Peronistas'' y agitaron pañuelos en saludo a quien fue denominado, en vida, el “Líder de los Trabajadores''. El cortejo avanzó con dificultad a causa de la multitud, mientras muchos hombres y mujeres derramaban lagrimas y se formaban detrás del cortejo.


Comentarios


Perón descansa finalmente en su nuevo mausoleo