Perturbado copó local de campaña de Hillary

Decía tener una bomba adosada y tomó rehenes. Tras seis horas de tensión se entregó. No hubo heridos.



#

El hombre, que intentaba hablar con la candidata demócrata, se entregó luego de varias horas.

WASHINGTON (DPA).- Un perturbado mental con lo que parecía ser una bomba sujeta al pecho entró ayer a la oficina de campaña de la senadora Hillary Clinton en el estado de New Hampshire, tomó varios rehenes y exigió hablar con la candidata . La toma de rehenes concluyó anoche sin lamentar heridos luego de que el hombre se entregara a la policía.

Canales de televisión mostraron al sujeto quien sufriría trastornos mentales al salir con las manos en alto del inmueble y acostarse en el suelo ante los policías, quienes lo esposaron y se lo llevaron. Poco antes el sujeto de unos 40 años había liberado al último rehén, en el marco de una acción que duró unas seis horas.

En el momento del asalto, Hillary Clinton se encontraba en un acto electoral en Virginia, a unos 900 kilómetros de distancia. A continuación se desplazó a Washington. Su marido, el ex presidente Bill Clinton, canceló una acto de presentación de un libro en Nueva York.

Según reportes no confirmados, el agresor es un hombre al que autoridades de la ciudad conocen por padecer trastornos mentales. Aparentemente quiso hablar con la política, afirmó llevar una bomba adosada a su cuerpo y además se quiso quejar por el estado de los hospitales psiquiátricos.

El capitán de la policía de Rochester, Paul Callaghan, rechazó confirmar cuántos rehenes se encontraban en el edificio en el momento del asalto pero confirmó que no hubo heridos registrados y reconoció que entre los equipos de asistencia que trabajaron en el lugar participó una unidad de explosivos.

A través de un comunicado, la campaña de Clinton aseguró que mantuvo “contacto cercano” con las autoridades.

A poco de reportarse el incidente, más de medio centenar de agentes evacuaron y acordonaron unas “cuatro o cinco manzanas” alrededor del edificio, lo que incluyó una escuela y las oficinas electorales de Barack Obama y John Edwards, los dos principales rivales de Clinton en la lucha por la candidatura demócrata. Testigos presenciales aseguraron a la televisión local que el hombre entró en la oficina, se abrió el abrigo y mostró los supuestos explosivos. A continuación ordenó a todos los presentes tumbarse en el suelo.

New Hampshire, en el noreste de Estados Unidos, es un escenario clave en la carrera de los aspirantes a ganar las elecciones presidenciales de noviembre del 2008. El 8 de enero se celebrarán allí las segundas primarias del país de ambos partidos, sólo precedidas por los “caucus” de Iowa. Hillary Clinton es según las encuestas la favorita para ganar la candidatura demócrata y para triunfar en las elecciones del 4 de noviembre.


Comentarios


Perturbado copó local de campaña de Hillary