Pesadilla para dos mujeres en Roca

Tres asaltantes encapuchados ingresaron en una vivienda de la zona rural y golpearon violentamente con palos y armas blancas a las dos mujeres que se encontraban allí. Les pidieron dinero y como no tenían comenzaron a castigarlas. Antes de huir las ataron. Los vecinos del barrio se quejan por la inseguridad.



ROCA (AR).- Momentos de temor y angustia vivieron dos mujeres que fueron víctimas de un violento asalto en la madrugada del viernes en Roca.

A pesar de que no les sustrajeron dinero en efectivo, los tres asaltantes huyeron con diversos objetos pertenecientes a las mujeres, a quienes previamente golpearon, ataron y dejaron abandonadas en la vivienda.

El hecho se produjo aproximadamente a las 3.30, en una casa ubicada en el loteo Santa Isabel, distante a unos cinco kilómetros del centro roquense.

"Eran tres personas que nos pedían plata, aparentemente jóvenes, aunque no les pudimos ver los rostros porque estaban encapuchados. Como no teníamos, nos comenzaron a pegar con mucha violencia", señaló una de las mujeres asaltadas mientras mostraba las marcas de los golpes recibidos en diferentes partes de su cuerpo.

De acuerdo al testimonio ofrecido por la víctima, los asaltantes habrían vigilado las características del lugar con anterioridad y tendrían conocimiento de que durante esa noche se encontraban solas en la vivienda.

"La persona que habitualmente cuida la casa se había ausentado por tres días. Por ello, durante las primeras noches había venido con otro muchacho. La madrugada del asalto fue la única en la que estaba sola junto a mi amiga", manifestó una de las víctimas, quien prefirió no dar a conocer su identidad, ya que todavía sufría los nervios producidos por la desesperante situación que le tocó atravesar.

Al no encontrar dinero, los delincuentes lograron huir con las llaves del auto, un teléfono celular y otras pertenencias personales. Sin embargo, lo más llamativo es que no se llevaron el auto que se encontraba estacionado en los alrededores de la vivienda, donde se hallaban las tarjetas de crédito y diversas documentaciones.

Antes de abandonar el lugar, los delincuentes ataron de pies y manos a las víctimas, a quienes habían golpeado violentamente utilizando palos y armas blancas.

"Los hombres se manejaron con mucha tranquilidad y suponemos que se movilizaban en un vehículo porque alcanzamos a sentir el ruido de un motor que se alejaba", indicó la mujer, quien en días anteriores había visto a un auto marca Renault 12 rondando en las inmediaciones del barrio residencial.

Después de que los asaltantes se dieran a la fuga, las dos mujeres lograron soltarse de las ligaduras y corrieron hacia la casa de uno de los vecinos para que pudiera dar aviso a la policía.

De esta manera, los efectivos policiales se hicieron presentes en el lugar de los hechos, mientras las asaltadas esperaban sobre la ruta para indicarles el camino a la vivienda.

"A pesar del susto, tenemos que agradecer que la situación no haya pasado a mayores y que estemos vivas. Sin embargo, esto es una muestra más de la inseguridad a la que estamos expuestos diariamente. Nosotros elegimos este lugar porque aparentemente reunía todas las condiciones de tranquilidad pero evidentemente estamos constantemente en riesgo en cualquier lugar", manifestó.

Similares testimonios ofrecieron otros habitantes del barrio denominado Santa Isabel, quienes se mostraron indignados por la violencia del asalto, además de sorprendidos de que se haya producido en un sector alejado de la ciudad donde habitualmente existen cuidadores que vigilan la zona.


Comentarios


Pesadilla para dos mujeres en Roca