Pese al consenso logrado, hay divisiones



#

Daniel Ortega exigió que también se termine con el bloqueo.

SAN PEDRO SULA, Honduras.- La resolución, aprobada por aclamación en la Asamblea de Honduras, establece "que la participación de Cuba en la OEA será el resultado de un proceso de diálogo iniciado a solicitud del Gobierno de Cuba y de conformidad con las prácticas, los propósitos y principios de la OEA".

Este texto, que fue consensuado luego de arduas negociaciones a puertas cerradas, concitó el apoyo de los 34 países de la OEA, incluido Estados Unidos, que propició en 1962 la marginación de la isla por ser parte del bloque comunista, en los tiempos de la Guerra Fría.

"Esta noticia llena de esperanza. Es una sanción que nunca debió existir", dijo en la Asamblea el presidente nicaragüense Daniel Ortega, quien exigió "que el siguiente paso sea la suspensión del bloqueo (embargo estadounidense) a Cuba". Aunque todos los delegados manifestaron su satisfacción con el acuerdo, no hay certeza de que Cuba ocupe pronto un puesto en la Organización de los Estados Americanos, pues de inmediato surgieron indicios de que la división sobre el tema cubano persiste, pese al consenso logrado en San Pedro Sula.

Desde ya, Estados Unidos anunció que el retorno de Cuba a la OEA está condicionado al respeto de principios democráticos y de los derechos humanos. "Estados Unidos trabajó incansablemente para defender nuestros principios básicos y convencer a países de toda la región para que apoyaran una posición que deje en claro que el retorno de Cuba a la participación en la OEA debe estar condicionada por los principios y objetivos de la democracia y los derechos humanos", señaló un portavoz del Departamento de Estado, Robert Wood. (DPA)


Comentarios


Pese al consenso logrado, hay divisiones