Pésimo arranque exportador

Las ventas externas se desplomaron un 55% en la primera mitad de febrero



1
#

2
#

3
#

4
#

Temporada frutícola

El arranque de una nueva temporada frutícola resultó muy poco auspicioso para productores y firmas exportadoras que operan en la región, con distintos frentes de tormenta que dejaron huella en la actividad.

Por el lado de la exportación, resultó sorprendente que por primera vez en la historia frutícola regional no se realizaran despachos de ningún tipo a mercados del exterior. Es decir que hubo cero ventas, una situación inesperada para un sector que basa buena parte de su funcionamiento en el ingreso de divisas por colocaciones externas. El haber llegado a tal extremo tiene su explicación en diversas cuestiones. En primer término hubo algunos días de atraso en la cosecha por circunstancias naturales, de evolución del fruto en las plantas.

Superada esta instancia, la cosecha no comenzó porque desde la parte empresaria se esperaban anuncios del gobierno respecto de algún tipo de asistencia monetaria que aliviara el incremento incesante de costos que se produce por la inflación de la economía argentina. La espera fue en vano, la asistencia nunca llegó.

Por último, la incertidumbre vino por el lado de la mano de obra, un sector que no hallaba eco en sus reclamos de mejora salarial y que terminó retrasando aún más el inicio formal de la cosecha.

Toda esta situación confluyó en un pésimo resultado en los primeros números oficiales de exportación frutícola.

De acuerdo con los datos proporcionados por la terminal Patagonia Norte, en la primera quincena de febrero se despacharon a diversos destinos del exterior 15.256 toneladas de fruta. La comparación con la temporada anterior resultó sumamente negativa, con una caída interanual del 55%. El producto más afectado por la caída de ventas fue la manzana, cuya exportación apenas alcanzó las 242 toneladas, con una baja del 91%. A las peras les fue un poco mejor, con embarques que treparon a 14.975 toneladas en la primera mitad de febrero de este año y una merma del 52% en comparación con la temporada anterior.

El análisis por destino muestra sólo números en rojo.

Rusia, por ejemplo, compró 110 toneladas de manzanas y 4.850 toneladas de peras. En el primer caso sus importaciones cayeron un 78% y en peras lo hicieron un 56%. No obstante, Rusia se mantiene en el arranque de la temporada como el principal destino para la fruta valletana.

Un dato para destacar y que habrá que tener en cuenta. Los envíos de peras a Estados Unidos ofrecieron una caída acotada del 8%. Para los empresarios valletanos, éste podría ser el destino que podría mantener en pie la exportación de peras en la primera mitad del año. (Redacción Central)


Comentarios


Pésimo arranque exportador