Piccinini reclama “no esconder la realidad”



VIEDMA (AV)- La Defensora del Pueblo, Ana Piccinini, manifestó que “se pretende pasar al olvido el informe brindado por el Instituto Nacional de Alimentos en septiembre de 2008 cuando sobre la calidad de los alimentos sentenció: estado de conservación: malo; observación macroscópica, tierra y microscópica: pelos de rata o ratón”. Respondió así a las declaraciones de la ministra de Salud Cristina Uría, quien resaltó el informe del Anmat que afirma que los cristales presentes en la leche que entregaba la empresa Flavors no eran perjudiciales para la salud de los niños que la consumían. Piccinini expresó su preocupación ante una “ofensiva de la empresa Flavors y sus socios, quienes utilizan desviadamente informes del Anmat para esconder la realidad”. Destacó que “pasaron más de dos años del inicio de la causa Flavors / Massily y aún está pendiente que los funcionarios responsables de las áreas de Salud y Familia expliquen por qué dictaron resoluciones y omitieron controles que permitieron excluir del sistema nacional de control de alimentos a los productos de esas empresas durante años”. Dijo que “sorteaban todo control administrativo de sucesivos ministerios, secretarías, subsecretarías, direcciones, incluso luego que esta Defensora del Pueblo en persona lo pusiera de resalto, permitiendo que materia prima, sin origen conocido a la fecha, llegara a la mesa de las familias de menores recursos”. Recordó que explicó y acreditó que “ello sería una maniobra tendiente a armar un esquema de contratación que tendría como único fin succionarle recursos económicos al Estado provincial mediante la adquisición de productos, sin la debida calidad, origen, acreditaciones, controles y/o certificaciones mínimas que debe contener un alimento destinado al consumo humano, con el agravante que aquí se destinaban a los ciudadanos más necesitados y ratifico todo esto. Parecería ser una buena noticia ahora, para la ministra de Salud Cristina Uría, que la leche no provoque daño a la salud. Yo me preguntaría si provocaba algo, si cumplía con exigencias nutricionales de los pliegos. No lo sabemos”, dijo. Finalmente indicó que “habiéndonos rechazado la posibilidad de participar en el proceso como querellantes en la defensa de los consumidores, vemos cómo pasa el tiempo y los responsables pasean tranquilamente sin consecuencia cierta”.


Comentarios


Piccinini reclama “no esconder la realidad”