Pichetto preocupado por restricciones del servicio de gas

El senador nacional no brindó precisiones pero aseguró que está apurando gestiones para la obra de ampliación que dará respuesta a las demandas de Bariloche.



#

Pichetto prometió gestiones para la ampliación del gasoducto. Foto: Alfredo Leiva.

INFRAESTRUCTURA

Entre los anuncios realizados este lunes, el senador Miguel Pichetto hizo pública su preocupación por las restricciones en la provisión de gas que sufre la región y sus consecuencias directas en las inversiones proyectadas en Bariloche.

La obra de ampliación del gasoducto cordillerano, que dará respuesta a la creciente demanda de la ciudad y la zona Andina, requiere una inversión superior a los 120 millones de pesos que ya fue aprobada pero todavía no tiene plazo de ejecución definido.

Pichetto aseguró este lunes que “un tema que nos preocupa es el del gas” y que “estamos gestionando la ampliación del gasoducto fundamentamente para que Camuzzi, que es la distribuidora, pueda dar gas a las nuevas obras, hoteles e inversiones que hay en Bariloche”.

El gasoducto necesita una ampliación estructural, con la anexión de plantas compresoras, ductos y ramales internos, que se financiará con el Fondo para Obras de Consolidación y Expansión.

Los usuarios de la región ya están pagando cuotas que oscilan entre cuatro y 60 pesos en sus facturas de gas dirigidas a ese fondo. La capacidad del Gasoducto Cordillerano volvió a quedar retrasada respecto al crecimiento de la demanda que en Bariloche supera largamente al tres por ciento de la Patagonia y el 5 por ciento de la zona Cordillerana.

Las restricciones en las factibilidades de conexión afectan en forma directa las inversiones en la industria de la construcción y a cientos de casas de familia que, en muchos casos adaptaron parte de sus instalaciones para funcionar con energía eléctrica. Esa situación presiona sobre otro servicio que también enfrenta problemas estructurales de abastecimiento.

La semana pasada el presidente del colegio de Arquitectos, Ricardo Lerchundi, confió a “DeBariloche” que a principios de año había unos 2.000 medidores domiciliarios sin conectar pero aclaró que “es un dato no oficial” y que ningún organismo público tiene un relevamiento cierto del problema que requiere una obra de infraestructura millonaria.

Lerchundi explicó que las restricciones del servicio de gas afectan a cientos de familias e inciden en forma negativa en las inversiones que proyecta el rubro de la construcción en la ciudad. “Es un problema grave que lo percibís por las quejas porque no hay datos oficiales” y confió que las estimaciones de principios de años responden a evaluaciones realizadas con instaladores.

DeBariloche


Temas

Bariloche

Comentarios


Pichetto preocupado por restricciones del servicio de gas