Pichicho, a cepillarse los dientes

Así se evita que sufran dolores y enfermedades.



#

DPA

La acumulación de sarro puede provocarle pérdida de piezas dentarias. Para la higiene, conviene acostumbrarlos desde cachorros.

La mayoría de las personas tiene el hábito de lavarse los dientes a la mañana y a la noche. Sin embargo, ¿cuántas veces se limpian los dientes de las mascotas? Muchos dueños subestiman la importancia de que los dientes de perros, gatos y compañía estén limpios. Dejarse estar en estas cuestiones puede causar graves enfermedades en los animalitos. Atención: la tarea no es fácil. A pocos perros les gusta que les cepillen los dientes y, si el dueño o dueña no se las ingenia, es probable que corra a esconderse debajo de la cama en cuanto vea que se acerca el momento de la limpieza. Pero hay que hacer el esfuerzo, para que no sufra la mascota ni el bolsillo del dueño, ya que una limpieza dental con láser no es barata. Primeras señales de alarma en el perro: si mastica sólo de un lado, tiene mucha saliva y mal aliento, hay que sospechar de un problema dental. Si el dueño no se ocupa de limpiar cada tanto la dentadura del animal, pueden aparecer inflamaciones y sarro, y el perro puede llegar a perder dientes. Esto suele ser causado por restos de comida que quedan atrapados entre los dientes, lo que genera bacterias que pueden irse a la sangre y provocar enfermedades del corazón o del sistema nervioso central. Si, al comer, al perro se le cae comida del hocico o come menos de lo habitual, puede estar sintiendo dolor en los dientes. Si además está muy flaco y el pelaje opaco, hay que ir de inmediato al veterinario. Para que las cosas no lleguen tan lejos, los dueños deberían limpiar los dientes de los perros cada dos días con un cepillo de dientes blando. Lo mejor es hacer movimientos circulares. De acuerdo con los veterinarios, este hábito fomenta además una buena relación entre el dueño y el perro (se aconseja acostumbrarlos desde que es cachorro). También es importante la alimentación: se recomienda darles alimento balanceado, que forma menos sarro. Un hueso para masticar también ayuda a que no se junten restos de comida entre los dientes. (DPA)

un buen hábito


Comentarios


Pichicho, a cepillarse los dientes