Piden «cabeza» de asesinos





BUENOS AIRES (DyN).- Los restos del policía asesinado el sábado pasado durante un asalto a una parrilla del barrio porteño de Caballito fueron inhumados ayer en el cementerio de la Chacarita, en medio de fuertes escenas de dolor y malestar protagonizadas por los familiares, amigos y compañeros de la víctima. El entierro y despedida de los restos del agente Marcelo De Bernardi, de 38 años, se realizó a las 11.30 en el Panteón Policial del cementerio, donde un cuñado suyo dijo a la prensa que el agente «sentía y amaba su profesión desde siempre» y pidió «la cabeza» de cada uno de los delincuentes que participó del asalto fatal.

«No hay palabras para describir lo que estamos viviendo, lo que han hecho estas lacras con él. Yo a los delincuentes no los quiero presos, quiero la cabeza de cada uno de ellos», dijo el familiar. El hombre cuestionó también a las autoridades policiales, a las que reclamó que «se hagan cargo de la situación» en relación a las condiciones de trabajo de los efectivos. También denunció que su cuñado tuvo que comprarse su propio chaleco antibalas para desempeñarse tranquilo en la fuerza y dijo que las autoridades «de una vez por todas se tienen que poner los pantalones largos» para encontrar una solución.


Comentarios


Piden «cabeza» de asesinos