Piden interrogar a Menem y Ruckauf

Los fiscales quieren que declaren como testigos por los sobornos en el Senado



La fiscalía federal pidió ayer al juez Carlos Liporaci que interrogue como testigos al ex presidente Carlos Menem y al ex titular del Senado y actual gobernador bonaerense, Carlos Ruckauf, en el proceso por el presunto reparto de coimas en la Cámara alta para la sanción de la ley de reforma laboral.

Liporaci no decidió aún si hará lugar a las medidas de prueba pedidas por los fiscales Eduardo Freiler y Federico Delgado pero, además, tiene pendiente una definición sobre la posible responsabilidad en las supuestas maniobras de los 11senadores a los que indagó bajo cargos de cohecho pasivo.

Fuentes judiciales coincidieron en señalar que no existirían evidencias suficientes para dictar el procesamiento de los senadores acusados, quienes podrían ser beneficiados con una falta de mérito si el juez considera que no cuenta con pruebas que acrediten que se beneficiaron con dinero sucio.

El lunes próximo comienza enero y durante todo el mes habrá feria judicial. El juez y sus colaboradores tomarán vacaciones y, si Liporaci no resuelve hoy la situación procesal de los senadores, entonces la decisión quedará postergada hasta que se reanude la actividad tribunalicia, en febrero próximo.

En la Cámara alta circulaban ayer versiones sobre un posible archivo de las actuaciones, pero fuentes judiciales desestimaron esa alternativa y repitieron, en cambio, que las pruebas resultarían insuficientes para procesar a los senadores.

La fiscalía, en tanto, parece decidida a mantener activa la investigación, ya que ha pedido las declaraciones testimoniales de Menem y Ruckauf en virtud de los dichos del senador Cafiero (PJ).

Es que, en una audiencia con los investigadores, Cafiero contó que había compartido con el ex presidente y con Ruckauf su preocupación sobre los rumores que señalaban que la ley de reforma laboral fue producto del supuesto reparto de coimas por unos diez millones de pesos.

Ayer el juez tomó la última declaración de la ronda de indagatorias que fijó en setiembre pasado: se trató del interrogatorio al senador justicialista Alberto Tell, uno de los once imputados por cohecho. El acusado ratificó que ignora por completo el asunto de las supuestas coimas.

Uno de los denunciantes de las presuntas maniobras fue el entonces vicepresidente Carlos Alvarez, que el 6 de octubre renunció a su cargo, molesto porque De la Rúa había decidido mantener en el gobierno a funcionarios mencionados en el escándalo de los sobornos. (DyN)

Redujeron los gastos

Una fuerte reducción de los gastos y el fracaso en la lucha contra los ñoquis marcaron el balance administrativo del Senado en el 2000. A diferencia de lo ocurrido durante 1999, cuando el desfasaje entre las erogaciones presupuestadas y las ejecutadas arrojó un déficit de 14 millones de pesos, este año la Cámara alta terminó con un superávit de 6 millones de pesos, lo que representa una reducción de 20 millones en un año.

De acuerdo con los datos suministrados por la administración del Senado, de los casi 162 millones presupuestados se utilizaron 156 millones. El superávit logrado se logró mediante una serie de medidas implementadas durante la gestión de Carlos Alvarez. La eliminación de los 2 millones de gastos reservados, la renegociación de todos los contratos por servicio, los descuentos conseguidos en los pasajes aéreos y terrestres, y la disminución del personal, fueron las claves para lograr la merma en los gastos.


Comentarios


Piden interrogar a Menem y Ruckauf