Piden investigar una muerte en El Bolsón

Una joven de 18 años murió en Bariloche tras una operación en el hospital bolsonés. Sufrió una infección ginecológica. Los padres quieren saber qué le pasó.



#

La joven fue atendida en el hospital de El Bolsón y luego derivada a Bariloche.

EL BOLSON (AEB) – El fallecimiento de Dalma Nerea Oyarzo, de 18 años, ocurrido el viernes en Bariloche aparentemente a causa de una generalizada infección de origen ginecológico, será denunciado hoy directamente ante el juzgado, porque los familiares quieren saber qué paso en el hospital de El Bolsón. Ayer convocaron a distintos medios para dar cuenta de la situación.

Hasta el momento son más dudas que certezas las que tienen, aunque algunos indicios les hacen pensar que la joven no recibió los cuidados que su estado merecía. Ya en grave estado Dalma fue derivada a Bariloche y ningún médico la acompañó en la ambulancia, según afirma la mamá, Viviana Catalán. “Sólo iba una enfermera -dijo la mujer- mientras mi hija gritaba de dolor cuando llegamos a la zona de los lagos y se le había ido el efecto del calmante”.

Una hoja de derivación, con los resultados de una ecografía y un electro, eran la única información con que la muchacha entró al hospital barilochense, donde los profesionales habrían expresado su molestia porque no venía un médico con la paciente.

Además, la derivación fue ordenada a las 11 del viernes aunque ya desde la 6 de la mañana se sabía que era necesario el traslado, pero la ambulancia partió de El Bolsón a las 13:30. En Bariloche, tras urgentes estudios y tomografía mediante, Dalma fue ingresada al quirófano a las 17:30 y salió a las 20:30, a terapia intensiva. Los médicos informaron a los padres que la infección generalizada era grave y que no había seguridad del resultado, si bien se trataría de preservarle el útero. Aproximadamente a las 21 sufrió dos paros cardíacos y falleció.

Los padres de la adolescente, Luis Oyarzo y Viviana Catalán, viven en el barrio San José, en una casa de construcción tradicional, ordenada por fuera y pulcra por dentro y tienen otra hija de 17 y dos varones, de 15 y 4 años.

Pasado el sepelio, que fue el sábado, están resueltos a aclarar lo que ocurrió. No van a hacer imputaciones gratuitas -enfatizan- pero varias cosas no les cierran. Tampoco quieren que, si hubo alguna irregularidad o negligencia, eso les pase a otras familias.

Todo comenzó a principios de la semana pasada, cuando Dalma fue al hospital para hacerse revisar por una pequeña pérdida ya que pensaba que estaba encinta porque un test de embarazo le había dado positivo. Ello fue confirmado por el novio de Dalma.

Le hicieron un tacto, del que salió extremadamente dolorida -refiere la madre- y le indicaron que se hiciese una ecografía al día siguiente. Con el resultado le dijeron que debía internarse el miércoles a las 20 porque debían hacerle un raspaje “por un tumor, quiste o embarazo extrauterino”, según manifiesta Viviana.

La operación fue el jueves de mañana, pero una nueva ecografía practicada a la tarde como control dio que habían quedado restos y que era necesario intervenir nuevamente.

A las 6 del viernes, la jovencita tenía fiebre y desmejoraba a ojos vistas. “Se veía muy pálida, casi desvanecida” cuenta la madre. Allí se dispuso el traslado a Bariloche que se demoró hasta las 13:30. Los acontecimientos se precipitaron y todo terminó con el fatal desenlace.


Comentarios


Piden investigar una muerte en El Bolsón