Piden que capilla cipoleña sea monumento histórico

Es La Sagrada Familia. El edificio se terminó en 1913



Laura Frank

CIPOLLETTI (AC).- El diputado nacional Herman Avoscan pretende que la antigua capilla “La Sagrada Familia” sea declarada monumento histórico nacional. El legislador presentó un proyecto donde argumentó que el edificio mantiene las mismas características que cuando se inauguró hace más de 80 años y que es el más viejo que aún queda en pie en Cipolletti. La pequeña parroquia, ubicada en la esquina de Yrigoyen y Sarmiento, se terminó de construir en 1931 y fue consagrada seis años más tarde. La iglesia, entre sus objetos, cuenta con un armonio del siglo XVIII, que es uno de los más antiguos que hay en la ciudad aunque aún no se sabe cómo llegó hasta allí. El edificio se dejó de utilizar como capilla en 1961. En los últimos años se arreglaron las paredes exteriores e interiores, la torre, los pisos, el cielorraso de la nave y el ábside del altar. Además, se refaccionó el presbiterio y se construyeron las bases del nuevo altar y ambón revestidos en mármol travertino. Las obras también avanzaron sobre el exterior: se rediseñaron los canteros y los jardines que la rodean, para que no afecten con su humedad a las paredes de la construcción y así se integren más armónicamente a la construcción. Se cambió el sistema de iluminación para resaltar la simple pero bella estructura arquitectónica. Se encargó a un artesano de El Bolsón el tallado en madera de la imagen de la Virgen, en una recreación de su advocación de Nuestra Señora de Fátima. La Sagrada Familia fue la primera capilla que tuvo Cipolletti. La comisión que se coformó para juntar los fondos necesarios para su construcción, en 1992, estuvo presidida por Lucinda González Larrosa de Fernández Oro. La piedra fundamental se colocó un año más tarde en un predio de Yrigoyen y Miguel Muñoz aunque luego se cambió la ubicación inicial ya que José De Lasa donó el terreno donde finalmente se construyó. El párroco era por entonces, José María Brentana, que había llegado a Cipolletti en 1914. La ciudad tenía apenas 700 habitantes. La obra fue realizada por Jacinto Del Ben, con planos del ingeniero Federico Bence.


Comentarios


Piden que capilla cipoleña sea monumento histórico